Saltar al contenido

Juan VG. GAMBERRXS (desde pequeñxs)

Camino G Arrojo y Carmen Abril

Tiempo de lectura: 4 min

De la terraza al cómic, del cómic a la película

De aquellos barros estos lodos y, en este caso, de aquellos polos de uniforme y revistas de colegio vienen estas prendas que componen la última y maravillosa colección de JUAN VG: GAMBERRXS.

Juan ha hecho siempre lo que ha querido a la hora de diseñar, y siempre ha tenido presente su origen. Se notaba desde que empezó que su punto de partida era en cierto modo un hartazgo del gris de Valladolid, un gris del que, sin embargo, nunca pensó en alejarse, sino más bien en vandalizar con  colores brillantes e ideas nuevas (y también brillantes). Todas sus prendas han gritado siempre un poco “Qué os pasaa, espabilad” y han hablado de alguien que se negaba a mimetizarse con un entorno que no le representaba, pero no desde la frustración, sino creando sus propios códigos y paseándolos desenfadadamente por las calles- Es decir, que Juan ha sido siempre un gamberrx, pero esta vez, en esta colección, ha ido un paso más allá al personificar las historias de sus prendas.

Con GAMBERRXS, a parte de reciclar la ropa, Juan recicla la historia de su pasado. La historia de un chico diferente e inadaptado -que a  la vez se sentía extrañamente cómodo- en El Apostolado de Valladolid.  Y puede decirse que ha hecho su mayor gamberrada involucrando al mismísimo colegio que le vio convertirse en quién es, si no respaldándole exactamente, al menos dejándole ser.  “Creo que transformar esa imagen de inadaptación en un  GAMBERRX, alguien divertido al que le da todo igual, puede ayudar a otras personas a valorar su capacidad de hacer, decir, vestir y ser  como quieran a pesar de su enorno. Mi timidez me impedía subir a la tarima de la clase para  hablar en público, pero no llevar unos mocasines de mi padre customizados con típex y  colores. Por tanto, cada unx de estxs GAMBERRXS lo son porque les da igual serlo y que les vean  serlo. No importa la forma en que lo expresen. Lo importante es que les dejen”. 

Ha sido todo un proceso creativo transformar lo que surgió hace un año  entre cañas de terraza en la expresión de una colección. Hubo que hacer un ejercicio de memoria colaborativa -conceptualizar el recuerdo del  colegio- en el que nos dimos cuenta de lo natural que fue en realidad para nosotrxs ser diferentes en un  entorno que no acababa de entendernos. Quisimos rebajar en la palabra GAMBERRX esa connotación de desobediencia  y rebeldía y naturalizarla en sencillamente “ser como eres a pesar de tu entorno” y sobretodo, “ser capaz así de encontrar otrxs gamberrxs”. Ya teníamos el recuerdo, el transfondo, la idea. Y así es como en su taller, escondido entre pinares, comenzaba el diseño de todo un viaje personal.  

 

Cuando supimos que la marca Juan VG había sido seleccionada un año más como candidata  a ganar el premio Mercedes-Benz Fashion Talent en la MB Fashion Week decidimos que la materialización de la idea no podía quedarse sólo en las prendas de la colección, que teníamos que llevar la colección más allá dándole vida a través de un cómic cuyas viñetas incluían los diseños, a Juan y a su grupo de gamberrxs de patio, la historia…Cuando terminamos vimos que la cosa tampoco podía quedarse ahí, que si de verdad queríamos darle vida a la colección, la mejor vía posible era hacer un fashion  film.

Así fue como un 27 de enero, durante el escaso tiempo que le quedaba para acabar de confeccionar la  ropa que presentaría el 18 de Febrero en la MBFW, tomamos el colegio. No había lugar mejor para llevar a la vida este historia que  el mismo colegio en el que se forjó, el Apostolado. Lo de “tomamos» en realidad no es muy fiel a la verdad, más bien pedimos y se nos dió. Al principio no estaba claro si se iban a prestar, pero respondieron no sólo cediendo en el espacio sino mostrando la mayor de las implicaciones. Hasta nos prestaron mobiliario de aula (pupitres) para el desfile en Madrid ¡y niñxs de uniforme como extras para el vídeo! Un beso para ellxs, y para la gente del Apostolado que se portó así de cariñosamente con lxs gamberros, ya añejos, que un día la liaron por sus pasillos.

 

Fue muy emocionante, y  aún más  emocionante fue la colaboración voluntaria de todo un equipo que, desde las ocho de la  mañana hasta pasadas las ocho y media de la tarde, apostó por GAMBERRXS como un  proyecto conjunto e ilusionante. Se juntó una buena piña  entre el equipo del colegio, lxs niñxs,  el  equipo de dirección de vídeo (Gines Cárceles) y de fotografía (Santiago Neyra), lxs modelos, Laura del Muro con makeup and hair design, unas fotógrafas maravillosas (Ana Mendiola y Carlota Gambato), asistentes…más de 30 personas trabajando juntas que hicieron del  colegio de nuestra infancia un set de rodaje que costaba reconocer como el patio de recreo  donde recogíamos piñones y jugábamos a ser aviones. Aunque lo cierto es que, entre que se hacía en el colegio y  que parte del equipo de pura casualidad había estudiado también en el Apostolado (¡un saludo a Beltrán!) todo quedó como en familia. 

A pesar de que el tiempo iba en su contra y un poco de su integridad física  también (el estrés y los latigazos cervicales son grandes amigos), todo al final sale…y también salimos nosotras después a celebrarlo. Justo esta noche tocaba Noise así que nuestros invitadxs madrileñxs se fueron con la impresión de que Valladolid es cuna de la electrónica castellana (que igual dentro de poco empieza a ser verdad, ojo).

GAMBERRXS

Entrando en materia de su colección. En GAMBERRXS, destacan los polos, los vestidos, los  vaqueros, las faldas y las gorras con tachuelas. Se siguen manteniendo los patchworks , costuras vistas  y los colores excéntricos que mantienen la estética grunge irrenunciable en la marca Juan VG. El aire colegial y de uniforme está presente -uno de los looks incluye una mochila, otro está literalmente compuesto por las páginas de un workbook utilizado- pero se rompe con la estética del uniforme al reinterpretar las bermudas, los jerseys y las chaquetas y, en definitiva, al llenarlo todo de color y gamberrismo. El conjunto transmite una mezcla entre  añoranza y transgresión dentro del ambiente adolescente de instituto de los 2000. No  podemos pasar por alto el diseño conjunto de sudadera y pantalón  a base de las ya famosas camisetas de La Perdiz Roja, con el que Juan parece querer guiñar un poco el ojo a la nueva juventud castellana, que ruge y baila, reconociéndose a sí misma.

Tampoco se puede dejar de mencionar el apoyo a la economía circular y la sostenibilidad que definen la colección y todo el proyecto de marca de Juan VG que, junto a la fundación Solidança, reciclan desde hace años prendas que habian sido desechadas y les dan una nueva y emocionante vida. También es de destacar el empleo de las fornituras de AyB Hislabor, la colaboración con las joyas de Vanina Palmeto y la confianza del diseñador una vez en New Rock para el calzado de los looks.

Ver el show en Madrid ya fue el acabose. La colección en realidad estaba viva desde que se tomó esa primera caña, desde que Juan empezó a coser, desde que se escribió el cómic y desde luego desde que se rodó el fashion film. Pero ver el resultado de todo el conjunto, más que vivir, vibrar en la pasarela de la Mercedes Benz Fashion Week, fue un sueño. Aunque no uno de esos sueños plácidos y celestiales, más bien un sueño punk. Nerve Agent daba el tono, loxs modelxs paseaban la magia de la irreverencia a pisotones. Nosotras, cómic en mano desde las gradas, manteníamos la emoción y las composturas muy a duras penas. Los pupitres cedidos por el Apostolado esperaban pacientemente en medio de la pasarela su momento de brillar.

Y llegó el momento de los pupitres que, ocupados uno a uno por lxs modelxs, fueron componiendo una clase genial y rocambolesca. Se había terminado el neo punk manchego: sonaba Asklepios de Chacho Cósmico, melancólico y al tiempo salsero, cerrando el círculo (para quién no lo sepa, Asklepios es un after de Valladolid donde uno puede encontrarse muy a gusto si le apetece hacer un poco el gamberrx). 

Pero aún quedaba lo mejor. Juan salió a saludar y… ¡¡llevaba puesta la camiseta de LPR Magazine!! Este final ponía el broche a lo que ya se intuía: esta colección era una colección para hablar de su origen. Y el origen de Juan está en Valladolid. El mensaje indirecto, o quizá es la interpretación que nosotros queremos hacer, es un mensaje de resistencia. Si tu ciudad te resulta ajena en algunos aspectos, puedes irte…o puedes crear tus propias esferas de gamberrismo donde divertirte.

Podemos decir que de la locura, el desenfreno y la excitación de “CALLEJERO” todo toma un sentido mas introspectivo y se atempera para contar que hay detrás de Juan VG; un “gamberrx” con ganas de transmitir un mensaje a través de la ropa. Un mensaje transgresor y al mismo tiempo normalizador. “Si no te sientes incluido girando en el mundo que te rodea, tal vez hacer el gamberrx te hará girar por otro lado” o, dicho de otra forma “Haz lo que quieras, sé lo que quieres y disfruta de tus amigxs por el camino”.

Créditos

Fotografías Fashion film: ANNA MENDIOLA @anniemendi & CARLOTA GAMBATO @carlotta.gambato

Fotografías BTS desfile: ANNA MENDIOLA @anniemendi & IRENE GOLVANO @irenegolvano Estilismo: Juan VG, FATIMA MIÑANA @fatima.minana y PACO PLATERO @baco_platero

DIrección de fotografía: SANTIAGO NEYRA @santiagoneyraa

Fotografías pasarela: Juan Lázaro / ICAL