Home » Talento » Talento fresco » Ópera Los Comuneros; de Gira por Castilla (y León)

Ópera Los Comuneros; de Gira por Castilla (y León)

Poratada 31 LPR

Tiempo de lectura: 15 minutos

Introducción: Pablo Nicolás

Uno escucha «Comuneros» y, después de que hayan corrido ríos de tinta a lo largo del último año, casi le dan ganas de dejar de leer. Si es tu caso, ¡espera un momento! En los próximos días se estrenará la ópera Comuneros, y te aseguramos que es la ocasión ideal para cerrar el asunto pasándote por un evento de gran magnitud que, muy posiblemente, no te va a dejar indiferente.

         Somos conscientes de que un estreno en ópera sigue siendo considerado como un evento más bien elitista por buena parte de la población, descuida. En este sentido, la periodista Celia Sierra escribió que “Hubo un tiempo en que la ópera disfrutaba de una popularidad alejada de la imagen elitista y refinada de hoy en día y los castrati causaban tanto furor entre sus fans como Justin Bieber”. No estamos de acuerdo con parte de lo que comenta, pues se ha avanzado mucho en los últimos años para derribar un prejuicio que en realidad nunca fue del todo cierto; lo de Justin Bieber, vamos a obviarlo. En cualquier caso, si seguimos sin haberte convencido de que un espectáculo operístico te puede dejar pegado a la silla de la emoción, quédate a leer la entrevista.

         El próximo 2 de octubre se estrenará en Salamanca Comuneros, con música y libreto de Igor Escudero, con José Luis López en la dirección y con Javier Sanz como director de coro. Desde LPR hemos querido estar con los protagonistas de este gran proyecto de comunidad que llevará a escena la Guerra de las Comunidades. Su puesta en escena incluye momentos tan impactantes como la batalla de Villalar, con motivo del V Centenario de la misma, aunque en este caso se librará en teatros y auditorios de Salamanca, Zamora, Ávila, Segovia, Soria, Ponferrada, Valladolid, Palencia y Burgos. Tristemente, y por si aún no te hemos convencido, ni que decir tiene que las posibilidades de disfrutar en una ópera en Castilla y León son más bien escasas.

CAFÉ CON ARTISTAS 

¿Cómo surgió la idea? ¿Los comuneros siempre han sido un tema de interés para vosotros?

Jose Luis: Desde mi punto de vista, el trabajo del director musical en un proyecto operístico siempre es interesante y cuando es nueva creación más todavía. En mi caso, como director segoviano, además de la tierra, pues es un proyecto que me hace especial ilusión. La revuelta comunera siempre ha sido un segmento de nuestra historia muy importante, que a mí particularmente me ha tocado mucho en el plano personal, siempre me ha llamado mucho la atención. He podido informarme y he ido Villalar varias veces el día de la comunidad y bueno por la parte histórica, la verdad es que era una motivación extra. Siempre es un reto hacer el estreno de una pieza, ya sea sinfónica, ya sea una ópera, ya sea un ballet o lo que sea, primero porque no tienes ninguna referencia previa, entonces esto tiene sus puntos positivos y negativos. El punto negativo es que no tienes nada a lo que ampararte detrás. Normalmente, cada vez que nos enfrentamos a una obra o un concierto de un solista o una sinfonía, cuando lo estás estudiando tienes infinidad de versiones, y aquí lo creas desde cero. Entonces la parte negativa es la ausencia de un “histórico”, pero es cierto que esa ausencia es precisamente lo que te da mayor libertad a la hora de poder encontrarle la forma precisa a lo que es esta pieza. La ausencia de tradición nos libera también de ciertos cánones que otras veces se representan o se interpretan de manera automática y que  incluso no iban ligados a la voluntad propia y primigenia del compositor, porque bueno, son tradiciones que se han hecho y en la ópera pasa mucho, el cantante realmente toca el do agudo como en la pira, “Di quella pira” de Il Trovatore, que realmente no lo concebía Verdi así al principio, y este tipo de cosas ahora aquí no las vamos a tener. Es un reto en ese sentido, pero yo veo más la parte positiva. Poder trabajar con un compositor (Igor) con el que ya había tenido la experiencia de Yo, Claudio antes, que fue muy satisfactoria, muy exigente a todos los niveles; artístico, de escena, musical…así que muy positivo el tener este segundo encuentro.

Las características desde luego son otras, porque en primer lugar la duración ya está más o menos ceñida a lo que suele ser la tradición en la época post covid, de una hora y cuarto/una hora y media para encajar dentro de las directrices sanitarias y todas estas cuestiones. 

Desde el plano musical darle forma a un estreno siempre es un reto y también muy especial. En este caso, poder trabajar con el compositor mano a mano es algo muy interesante porque a la hora de realizar tu visión, que es nuestra función como directores musicales, haces un estudio vacío de las partituras y a través de tu análisis lo que buscas es entender que es lo que el compositor quiso transmitir y en este caso, bueno, lo puedes consultar de viva voz, que eso es algo maravilloso. Con Beethoven eso no se puede hacer, con Rossini no se puede hacer, con Puccini no se puede hacer…y en este caso es muy interesante . 

 

Creo que puede ser un gran éxito de cara al público  porque incluye  una orquestación  que va a resaltar los momentos más épicos, como la batalla de Villalar, la batalla de Torrelobatón…El final del acto 2 es realmente una culminación a nivel musical muy potente. Desde luego, también hay momentos de más expansión lírica, recuerdo una parte de la conversación entre Juana y entre Padilla que es de una bellísima fractura, por ejemplo; momentos de Pedro Girón….todo va a pasar de manera muy viva, adaptado también un poco a los tiempos que corren; vemos en series que ocupan 50 minutos, púes aquí tenemos la ópera en una hora y media. 

 

El elenco que tenemos por otra parte es muy bueno, muy interesante, con primeras figuras de la lírica como Alejandro Roy como Padilla por ejemplo, destacaría también la figura de Fernando Campero como Girón, con Conchi Moyano como la reina Juana. El elenco es mayoritariamente masculino porque en la época digamos que eran los hombres los que “cortaban la lana” por así decirlo, aunque no siempre claro,  porque tenemos el caso de la reina Isabel que es uno de los paradigmas del gran regente, pero en este caso coincide que casi todos los personajes principales son hombres, a excepción de la reina. 

 
Desde el punto de vista compositivo, es terreno conocido por el “Yo, Claudio” ¿o se ha utilizado un lenguaje distinto? ¿Habéis buscado un lenguaje especialmente cercano para la gente?

 

Igor: Tuve la suerte de que escribí otra ópera entre medias, porque Yo, Claudio se escribió con un lenguaje muy específico y me costaba salir de eso mentalmente un año después. Por eso, como tuve otra ópera, desmonté todo eso, pero siempre te queda algún resabio. La fundamental diferencia con la otra ópera es que era modal por completo salvo en un personaje, y esta es otra vez básicamente tonal y justamente la que casi no utilizaba es la que he vuelto a utilizar para esto, que es la jónica, la que se ha impuesto a partir del renacimiento más o menos. He querido darle un toque historicista, de hecho, hay muchos textos y muchas expresiones que nos chocan ahora, que están sacados de documentos.

¿Son literales?

Sí, son literales y el resto está hecho que sea, pues castellano actual, pero que no choque con ese otro castellano, entonces evito básicamente todo lo que véis en las series de reconstrucciones históricas,  (Isabel, la serie de Carlos, Águila Roja,…) porque a mí me saca mucho de la época. Intento no utilizar anacronismos, porque creo que no hay ninguno en la forma de contar las cosas. Y en la música lo mismo, he utilizado un lenguaje renacentista, pero también como el movimiento comunero es un movimiento que se rescata y se reinterpreta en el romanticismo, se le da todo este halo… etc, pues hay cosas muy románticas también, y como es una obra contemporánea pues hay cosas contemporáneas, lógicamente. Esos tres elementos son los que conforman la partitura.

Desde el punto de vista COVID, volviendo un poco a lo que comentabais…¿ha condicionado la plantilla?¿O al menos os ha obligado a modificar algunos aspectos? No sé si eso ha supuesto un hándicap, supongo que sí…

Igor: para mí ha sido tristísimo, tener una orquesta como la OSCyL, que le puedes sacar tanta chispa y una obra como esta, que es épica… Hay momentos en los que tiene que ser épico y tiene que ser un tutti grande. Generalmente los compositores eligen la plantilla en función de la historia que tienen que contar y aquí no, aquí tengo una historia y la plantilla no me sirve. Entonces lo que hemos hecho ha sido jugar mucho con los extremos, con las tesituras, coger y meterle notas pedal a los trombones por ejemplo. Tenemos muchos instrumentos, la obra ya tiene adoptado el calificativo de bipolar porque hay muchos cambios de humor.

 

Jose Luis: No sé si es real o no, porque yo lo dije de esta manera a la hora de trabajar con él.

 

Igor: Pero los instrumentistas también son como bipolares porque se preguntan y se responden así mismos, entonces tocan arriba y tocan abajo, es un poco como Gollum, están hablando entre ellos, pero el efecto es como de más variedad de timbre, como de un señor que coge un instrumento lo deja y coge otro, entonces parece que hay más instrumentos. Orquestaciones, bueno, hicimos un avance con la orquesta completa y todo estaba en su sitio más o menos, con cosas un poco extremas para generar timbres específicos, pero estaba todo más en su sitio. Ahora aquí no hay trompas, con la otra tenemos 4 trompas en vez de tres trombones tenemos 2… 

Habrá muchos condicionantes, ya que no es una ópera que montas para un sitio fijo en el que se va a programar varios días.

Igor: Hay que ser flexible.

 

Jose Luis: Es un reto añadido porque la paletilla de cuerdas va a variar en función del espacio disponible de cada una de las acústicas y de cada uno de los fosos y desde luego que también nos vamos a encontrar con que cada día será diferente, las distancias serán diferentes…esto a la hora de trabajar la escena pues añade una complejidad desde luego y también desde el punto de vista musical, porque la resonancia de un sitio va a ser muy diferente a la de otro. De la acústica del teatro Juan Bravo a la acústica del Fórum Evolución, por ejemplo, hay mucha diferencia, así que esto nos va a obligar a estar reactivos. Por suerte la OCyL es una orquesta tremendamente flexible que se adapta a la primera y yo creo que es muy interesante que el proyecto acuda a todas las capitales, excepto León, que se va a Ponferrada, y que todos los castellano leoneses puedan disfrutar de este evento y que cumplamos así la extensión territorial.

¿Cómo véis el reto de acercaros a la mayor cantidad de público posible en el terreno operístico? Porque es una Comunidad, en la que por desgracia, hay poca ópera. Quizá estamos menos acostumbrados porque no hay esa posibilidad.

Javi: la ópera se considera -a mi modo de ver, de manera equivocada- una especie de espectáculo de las élites, cuando realmente no lo es, pero todo espectáculo requiere que hagas una formación, una didáctica y una pedagogía de cara al público. Nada crece porque sí, tienes que sembrar, entonces sí que es habitual tener que enseñar a la gente que la ópera es accesible. En este caso, hemos tenido que cambiar, por el hecho de la pandemia, ciertos aspectos como la duración, y el hecho de que dure poco más de una hora hace que sea bastante más accesible, además de la manera de componer, de explicar que tiene Igor en sus textos…No es una manera clásica de componer ópera, en la cual tienes secciones cerradas con recitativos, con arias… es un contínuo. Se parece mucho a la narrativa de una serie, que es lo que prima hoy en día (storytelling), entonces uno se tiene que adaptar a lo que el público consume en otros aspectos. Tendrás que acercar tu disciplina a lo que el público quiere y a partir de ahí engancharlo para poder llevártelo a los grandes clásicos también, ¿por qué no? 

Los Comuneros es una ópera accesible, la calificación que están poniendo en todos los teatros me encanta, ‘Ópera para todos los públicos’. Me encanta porque realmente si tuviéramos que hacer calificativos en las óperas para que públicos puedan verlo tendríamos bastantes problemas con algunas de ellas. 

 

Jose Luis: A ver, algo de violencia hay en la decapitación final…, pero es solo al final, se le puede tapar los ojos rápidamente a los niños. 

 

 

Javi: Además no hay ninguna sorpresa, te lees cualquier libro de historia y ya sabes lo que va a ocurrir, pero bueno, a pesar de conocer la historia, a pesar de saber que es lo que va a ocurrir, estás atento, estás enganchado….eso es una virtud no solo de la música, también del formato de explicación, de la narrativa y eso yo creo que lo hace muy accesible para un público, que, como decías, no está tan acostumbrados y menos últimamente. En Valladolid, por ejemplo, en el teatro Calderón ha llegado a tener hasta tres producciones de ópera y zarzuela al año y ahora con la pandemia una y gracias.

 

Ganas hay, porque las óperas del Calderón siempre están llenas.

 

Javi: Sí, público hay. Lo que pasa es que la ópera es un espectáculo muy caro, complejo y costosísimo. La cantidad de personas que hay detrás de una ópera… la gente cuando se sienta en su butaca del teatro y ve a 50 coralistas, a 20 figurantes y a 10 cantantes y a una orquesta de 80 o 60 en un foso dice bueno parece que son gente, pero lo que no sabe es lo que hay detrás y eso es espectacular, puede haber hasta 300 personas implicadas en una producción.

¿Ha habido muchos condicionantes desde el punto de vista escénico? 

Igor: Evidentemente, uno de los condicionantes es el hecho de que sea una gira. Una producción media normal de un teatro, se monta a lo mejor en tres cuatro días, y se desmonta también en un par de días, pero aquí no, aquí hay que montar y desmontar en el mismo día, día tras otro. De hecho es algo que se nos ha ido de madre, porque iba a haber un suelo para el final con una montaña…y nos daban no sé cuántas toneladas de un material de papel reciclado, triturado, para texturizarlo, pero claro, yo decía “echa tres toneladas y quítalas de un teatro cada noche…” Entonces al final lo que se ha construido es como un tul que se ha pegado, entonces habrá elementos por encima y luego unas cajas, que en verdad va a ser un poco menos así, pero aún así…

 Javi: son retos, el mayor reto es lo físico – y pendones, un carro…

Lo habéis tenido que adaptar todo a que sea un día de montaje y de desmontaje 

Igor: Sí, entonces es todo un poco más liviano, menos elementos, algunos pendones, las banderas, hay una pared que se va a pintar y se va a proyectar para ambientar la escena y luego una plataforma con elementos como una mesa. Es como con la iluminación, se van a montar los tres actos en escena se ilumina al principio, se ilumina hacía atrás, y se va viendo que va revelando todos los tres cambios además lo cual nos permite enlazar los tres actos.

Porque van los tres seguidos, sin descanso ¿no?

Javi: Sí, esto también es un reto tremendo para los propios cantantes, para figuración, para ballet, para coro, porque no tienes tiempo para ir a un camerino, cambiarte y volver. Todo lo tienes que hacer detrás del escenario, al lado del escenario… muy rápido, los cambios tienen que ser muy coordinados.

 

Igor: El resultado es interesante porque vemos al final del segundo acto que van a una batalla, la música es explosiva y victoriosa; acaba, hay una ruptura enorme y han sido derrotados, y por ejemplo, ahí hay un cambio temporal que se consigue con la música y la iluminación -que ayer estuvimos viendo precisamente cuando quitar la luz-. 

Una cosa que me gusta es que habitualmente el director musical, el director de escena,…intentan cada uno barrer para su parte, pero aquí lo que han hecho es colaborar. Lo que tenemos en esta producción es un equilibrio artístico entre todos los maestros, entre todos, todo el equipo.

 

Javi: La ventaja tremenda de eso es que estás tú aquí (Igor), es decir, tenemos al compositor. Nos puede decir la idea que él tiene, tenemos a la directora de escena que nos puede plantear cómo conseguir esa idea, los directores musicales que van a decir “oye pues esto lo podemos equilibrar de esta manera…”; y todo a la vez en un ensayo. Eso es un privilegio que no se tiene en casi ninguna producción.

 

Jose Luis: es cierto que en este caso, tanto la directora de escena como yo hemos trabajado mano a mano desde el principio, porque ella pidió estar en los ensayos musicales, cosa que no es práctica habitual. Por lo general se hace el ensayo por separado, ensayo musical o ensayo de escena. En este caso ha sido muy interesante primero porque hemos tenido un buen feeling musical y artístico ella y yo  y entendemos de una manera muy similar cómo tienen que ser los momentos de tensión, cómo se articula la música de Igor, los momentos de pausa, los momentos de actividad y por suerte no hay conflicto. Es algo que hay que señalar como positivo porque muchas veces el director musical pelea su visión y a lo mejor la visión del director de escena es radicalmente opuesta o ni siquiera hay un punto de encuentro. Tener al compositor también es algo muy positivo porque en este caso Igor nos deja trabajar a los directores, cosa que no es tan común. A veces tienes compositores que no te dejan trabajar o que están constantemente interrumpiéndote y no hay manera de llegar a buen puerto. Tener esta flexibilidad a la hora de encontrar la mejor solución y a la hora de buscar el mejor hecho artístico es un punto reseñable.

Imaginamos que (antes del covid) el planteamiento era otro.

Igor: La idea original, hace mucho tiempo que yo tengo esto en mi cabeza, era hacer 9 capítulos, uno en cada provincia distinta, con eso te lo digo todo. Sería como hacer 9 capítulos y luego convertirlo en una trilogía de tres actos cada uno, porque una de las ideas de este proyecto era fomentar un sentimiento común, una especie digamos de sentimiento intracomunitario de provincias…es una de las cosas que están en los objetivos de la comunidad ¿no? Intentar que haya una mayor circulación entre provincias, entonces claro, si tú haces el capt. 1 aquí, el 2 allí, el 3… habrá gente que si se engancha querrá irse a ver el siguiente en la siguiente provincia, si hay un tío muy muy friki igual se ve las 9 y hace el tour. Entonces la idea era hacer uno en cada provincia señalando hechos que hubieran ocurrido en esa provincia como hecho vertebrador, y después hacer tres óperas, una trilogía de tres episodios cada una en un gran teatro, como remate, hacer tres conciertos, así que bueno, imaginaos. 

 

Javi: Pensando a lo grande es una idea que parecía muy buena para redundar en esa idea de una serie, de ese tipo de lenguaje.

Imaginamos que también habéis tenido condicionantes más allá de la pandemia y la gira. Porque de hecho la producción no va a León me imagino por una cuestión, casi estrictamente política ¿no? 

Igor:  A la concejala de León, el ayuntamiento le escribió a nivel institucional y no contestaba, entonces Javi me dijo “oye, tú que eres leonés, escríbele tú”. Escribí a la concejala y tampoco me contestó. Lo que hizo fue dar una rueda de prensa para decirme que no.

 

Jose Luis: que no querían nada comuneros en León, que es una incongruencia histórica por lo que decían…

 

Igor: Sí, bueno, pero es que no hay ni un solo fundamento histórico que justifique esa decisión, porque León fue más comunero que Valladolid, por ejemplo, entró antes y salió después.

 

Javi: En último término, yo creo que la gran ventaja de esta ópera, volviendo al libreto, es que te engancha muy bien con todos estos problemas. La ventaja de tener un compositor que también es historiador es que va a ser muy puntilloso y muy tiquismiquis con  las cuestiones históricas. Lo que vemos hoy en día es que se utiliza en muchas ocasiones las cuestiones históricas mal entendidas para sacar beneficios partidistas en un momento determinado…Hablando en plata, esta ópera es como un bofetón en la cara de aquellos que quieren utilizar la historia, porque realmente es la historia; con fuentes originales, con frases originales…Una de las cosas que más me gustan de toda la ópera es el final. No desvelo, ya sabéis lo que pasa; la última intervención del protagonista, de Padilla, es literal de un pasquín que se repartió y se puso en las iglesias de todas las comunidades fomentando la rebelión, o sea explicando el porqué y lamentándose de que siempre nos pasa lo mismo en Castilla,  que siempre acabamos siendo esquilmados por quienes no nos tienen amor, que eso es lo que dice al final, y que 500 años después todavía esta ópera sea tan actual que cuando la escuchas con los textos originales, con textos basados en  fuentes históricas y en crónicas y digas ¡pero si hoy ocurre lo mismo! 

Así que también nos damos una bofetada a nosotros mismos, es un empujón para ver si despertamos,  yo lo veo mucho así de hecho.  Castellanos y leoneses…creo que es un empuje para todos nosotros, para una especie de incipiente castellanismo de sentirnos no ya orgullosos de lo nuestro, sino conocedores de nuestra propia historia, que no la conocemos en muchos aspectos, y no se potencia. Que desde las instituciones hayan potenciado esto es un lujo, y el hecho de que se haga en las 9 provincias es también fundamental para acercarlo a todo el mundo. Porque realmente, teatros de ópera en CyL en los que se puede hacer una producción grande…2 o 3 estrictamente hablando. Pero el esfuerzo logístico y de inversión que supone hacerlo en las 9 provincias es también un impulso para entender que tenemos que engancharnos a nuestra propia historia. 

 

Jose Luis: Hay ciertas temáticas en la historia de la ópera que son eternas y han dado pie a diversas reinterpretaciones y esta quizá es una de ellas, porque al fin y al cabo los problemas que atañen a la clase política parece que son eternos…esperemos que no, que todo esto cambie…pero mientras tanto, empujemos desde abajo. Nosotros desde el ámbito cultural con proyectos como este que afectan de manera indirecta a todos nuestros paisanos. Contra viento y marea, con covid y con todo

Algún apunte más que queráis hacer

Javi: Bueno, yo voy a lo mío…Como director de coro, es una de las grandes luchas que tenemos…dentro de la ópera, el coro parece que es un convidado de piedras, tienes tu minuto de protagonismo pero luego otra vez nada…entonces, yo gracias a Dios que tengo muy buena relación con él (Igor) y siempre le voy insistiendo “da un poco más de peso al coro, da más de peso al coro…”y en este caso ha sido también por la historia porque claro, el coro es el pueblo en este caso, que es  el gran enganche de todo esto, el pueblo. Él que lo está viendo desde las butacas está viendo su espejo en el coro…y hay que hacer muchas cosas diferentes al tiempo, pero es una gozada para mí y para los coralistas lo intrincado que está, no es un parche momentáneo, está continuamente dentro de la acción…marcando las posiciones…y yo lo estoy disfrutando un montonazo y creo que es otra cosa a reseñar de la ópera, la importancia del coro (y al final matan al director) *risas*

Siii, hay un papel de un regidor de Tordesillas que al final acabó linchado por el pueblo y como el pueblo es el coro, les hemos dado el placer a los coralistas de cumplir el sueño de  terminar asesinando a su director *risas* yo intenté que fuera el compositor pero no cuajó. *risas*

Bueno por cerrar un poco el círculo, ¿cómo lo váis viendo? ¿qué tal pinta? nos imaginamos que ya en los ensayos finales lo iréis viendo, habréis hecho puesta en escena…

Jose Luis: hemos realizado ya trabajo con los solistas y yo he disfrutado mucho. Primero en su actitud a la hora de profundizar en la esencia de la obra, aunque bueno son grandes profesionales y desde el primer momento el 80% del trabajo estaba hecho y la obra funcionaba. Luego ha sido un trabajo diario de profundizar en detalles que sirvieran a la estructura global…

Va a ser un verdadero reto de concentración de trabajo en un planing que es más corto de lo que suele ser una obra artística de este tipo. Pero yo creo que va a ir fenomenal. 

 

Javi: Convencido de que va a ser un éxito. Ahora a seguir promocionando la venta de entradas por todos los medios posibles, que es un reto porque teniendo 9 centros es dificilísimo…esperemos llenar en todos los sitios. 

Que la gente que lo vaya a ver va a disfrutar, eso seguro. Que a la gente que no esté acostumbrada o no haya visto una ópera en su vida le va a servir para engancharse a ello, eso seguro. Y bueno, los que ya son aficionados desde luego lo van a disfrutar como nada. 

 

#Ópera #Comuneros #Villalar #IgorEscudero #JoseluisLópez #Castilla #OSCyL #Teatro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *