Home » Ecoturismo » Tino y la montaña

Tino y la montaña

Tiempo de lectura: 12 min

Carmen Abril Martín

Lucía Burón 

Presentación y encuentro

Tino es guía de ecoturismo de observación de la naturaleza. Esto quiere decir, a grosso modo, que acompaña a grupos reducidos de personas en rutas de avistamiento de osos y lobos, pero también en busca de aves, mariposas, flora alpina u orquídeas. Trabajó un tiempo en África Occidental guiando grupos de ornitólogos, pero hace ya años fundó su propia empresa, Dosaves, dedicada a Palencia y Cantabria, enclaves, como nos asegura, con una diversidad y una riqueza natural que en pocos lugares se encuentran. Esta es su tierra y estos los montes y bosques donde descubrió y cultivó su pasión por la naturaleza, así que sabíamos -o sospechábamos- que íbamos a encontrarnos con algo excepcional, pero creo que ni Lucía ni yo esperábamos tanto.

 

 

Tino nos recibe a las 10 de la mañana en la entrada del pueblo donde vive, Villavega de Aguilar. Dejamos allí nuestro coche y nos montamos en su 4×4: empieza la ruta (que es, en este caso, también entrevista).

Parque Natural «Montaña Palentina»

“Estamos en la zona de Brañosera, en el Parque Natural de la Montaña Palentina, que tiene 85.000 hectáreas y limita sólo con otros parques naturales; entre ellos el recién creado geoparque de las loras, patrimonio de la Unesco; está entero rodeado de Naturaleza. La ruta que vamos a hacer es la de Canal de Peñalba, una antigua cuenca  glacial que ahora es un bosque mixto de robles centenarios y hayas y es un hábitat natural perfectamente conservado, que guarda una diversidad y una vida muy difíciles de encontrar hoy en día.”

Barruelo

Atravesamos Barruelo de Santullán, un antiguo pueblo minero donde nació y se crió mi abuela. Hablamos de esto (¡resulta que el también nació allí!) y le pregunto -porque tengo un artículo ya escrito sobre ellos- por los maquis; me cuenta muchísimas cosas, pero las reservo para el artículo.

 

Pasado Barruelo empieza el campo, la montaña. El Land rover asciende trabajosamente por caminos imposibles, cosa que se agradece que haga por nosotros ya que en estos días lluviosos (estamos a 29 de abril) el suelo está algo embarrado. Tarde o temprano bajaremos y habrá que andar, naturalmente, pero de momento disfrutamos el arrullo brusco del coche mientras Tino nos va hablando un poco sobre él. Detenemos el coche un momento en un llano para que Lucía haga unas fotos. Se ve, a lo lejos, Barruelo. 

 

Los inicios: los lobos y el corzo

Lo mío empezó desde pequeño, desde siempre. Nací en Barruelo, ya os dije, iba al cole ese que veis ahí, ese edificio amarillo. Era mal estudiante porque a mí lo que me interesaba era la Naturaleza, entonces me sentaba atrás del todo y venga a mirar por la ventana, los pájaros…y a veces me escapaba y me iba al monte “El pical”, que está ahí…Entonces un día me paso una cosa que me marcó para siempre. Era invierno y estaba todo muy nevado, entonces, ya metido en el monte, empecé a oír unos ruidos raros, vi sangre en la nieve, seguí avanzando y vi una manada de lobos comiéndose un corzo en la nieve. Imagínate la escena, todo lleno de sangre, los lobos, la nieve. Yo me quedé muy impactado, pero no podía contárselo a nadie, además de porque me había escapado, porque a mis amigos no les interesaba eso, les interesaba el fútbol, matar pájaros con un tiragomas, cosas así.

 

Aprender  por uno mismo; aprender de los demás

Como no me interesaba nada estudiar, en cuanto pude me puse a trabajar, primero en fontanería y después en una obra de construcción como encargado, pero mi pasión era la naturaleza y seguía interesándome por ella y aprendiendo de manera autodidacta; antes no había manuales ni guías de naturaleza como ahora, el primero que hizo algo parecido fue Félix Rodríguez de la Fuente, pero antes de eso nada…Yo aprendí mucho de mis abuelos, que eran pastores, de la gente del campo en general, y aún ahora sigo aprendiendo cosas, de las personas que vienen haciendo alguna investigación, por ejemplo…como más se aprende es de la gente, aunque leyendo también, más ahora que hay recursos…Y es que, además, en la naturaleza siempre se pueden aprender cosas nuevas, además de por la de ellas que hay porque todo cambia, sobre todo ahora con esto del cambio climático…

 

El caso es que en el 96 empecé a dedicarme a ello de una manera profesional -a enseñar todo esto a ecoturistas, al principio solo con extranjeros(ya ves, si ahora a la gente de aquí no le interesa este tipo de turismo en el 96 menos…) Al poco pusimos las casas rurales y combinábamos el dar alojamiento con las rutas, y así hasta ahora.

Sobre el turismo (parte 1)

Aquí el turismo está sin explotar prácticamente, y más este, el ecoturismo, el turismo guiado, eso aquí no se destila. Aún hoy por hoy, el 98% de mis clientes es extranjero y no baja de los 50 años; americanos, ingleses, suizos, alemanes…muchos pertenecen a ONGs, asociaciones…“Asociación de amigos del pingüino herido”, no os riais, que esa existe de verdad, eh.. en Estados Unidos, Alemania y Reino unido es una cosa enorme, hay muchísimo asociacionismo, aquí no. Fíjate, la SEO (la Sociedad Española de Ornitología) tiene unos 15000 miembros y allí hay asociaciones de aves de hasta un millón y medio de personas.

Na, el futuro de este tipo de turismo está en el público extranjero. De momento, eso es así. Pero es una muy buena oportunidad para la gente de aquí de apañárselas, de encontrar una manera de vivir en su territorio, de hacer los que les gusta. Pero claro, les tiene que gustar, y hay que trabajar, eso siempre.

Turismo de precisión

El caso es que la mayoría de las veces los ecoturistas vienen aquí con intereses muchas veces muy específicos, les hay que vienen a ver bombus (esos abejorros gorditos) o que vienen a ver orquídeas flora endémica o mariposas…En Julio hay un tour de ingleses de ver mariposas, vienen en esa época porque se ven hasta 70 especies (aunque hay como 150). Después os cuento más de las mariposas*, que es todo un mundo. El caso es que viene gente con intereses muy específicos y te tienes que adaptar, aunque siempre les vas contando algún dato por el camino (si veis un excremento, unas huellas, canta un pájaro)…ninguno de los que vienen desprecia un conocimiento, aunque nos centramos, claro, en lo que esas persona está buscando, también hay que ser un poco psicólogo en eso, hay gente que viene muy focalizada, pero, en general, si les llevas a ver una iglesia románica después de la ruta no te van a decir que no. Estas rutas guiadas son para hacerlas en grupos de máximo 12, 2 coches como este. Mas no tendría sentido, porque se viene a ver animales en lugares muy sensibles lo primero, y porque también es un trato más personalizado, como os digo, adaptándonos a los intereses de los clientes.

Y luego es un tipo de turismo que se promociona solo, porque tenemos página web, pero, como os decía, las asociaciones de extranjeros vienen aquí, se maravillan porque en sus países esta calidad de ecosistemas no la hay, y luego vuelven a América, o a donde sea, y lo cuentan en el siguiente meeting de su asociación; entonces eso es la bomba, funciona fenomenal el boca a boca en este tipo de turismo, es como más nos localiza la gente.

¿Y ómo te entiendes con ellos?

Yo inglés no hablo, pero me he aprendido todos los nombres importantes en inglés, y me los sé en latín; además una de las ofertas de nuestro paquete turístico es “ven a aprender español con Tino” no os riais, es verdad…a ver, hay una profesora, por las mañanas vemos naturaleza y por las tardes les enseña español bien ella, pero también hacen clase de conversación conmigo. Además, tenemos otros guías en la empresa que hablan inglés muy bien, entonces me hacen de traductores.

 

El caso es eso, que aquí hay un nicho de mercado muy bueno y que está apenas sin explotar, para la gente de aquí aún no, porque es un tipo de turismo que aquí no hay cultura de ello. Se hacen otras cosas, “turismo activo”, senderismo…esto es observación de la naturaleza, que es un tipo de turismo más “exquisito”, digamos, dentro del ecoturismo, y que hay que fomentar más porque tiene muchas posibilidades laborales.

Turismo de masas

Otro tipo de turismo más “masificado” tampoco es que este mal, porque tiene que haber de todo, pero es un tipo de turismo que; ni genera mucha riqueza, porque la gente se trae el bocadillo (y a lo mejor dejan el papel) y no quiere gastarse nada ni que le cuenten, solo echar el día; ni es bueno para los animales de la zona, tiene mucho impacto en su reproducción, por ejemplo. Así que está bien focalizarlo en puntos concretos, “sacrificar” ciertas zonas para que puedan quedar otras intactas, El roblón de Estalaya, La Tejeda de Tosande… son sitios a los que va todo el mundo de cabeza y claro, pues igual muchas de las aves ya no se encuentran en esos lugares, por eso es importante que haya sitios como este, casi sin tocar y a que solo vienen grupos reducidos, para que tenga dónde.

Los escaladores y el PORN

Le contamos que efectivamente, ambas hemos estado en la Tejeda de Tosande en más de una ocasión, y yo le cuento que hace poco estuve escalando en Recuevas.

 

Mira, hace un tiempo  participé en una reunión que se hizo para plantear el PORN de las Tuerces y Covalagua (Planificación y Gestión de los Espacios Naturales y Protegidos), y allí estaban también los representantes de la federación de escalada, y estuvimos debatiendo esta cuestión, porque al principio querían limitarles las fechas en las que podían ir a escalar para respetar la época de cría. Pero claro, los bichos se fijan y si hay gente escalando, aunque sea en invierno, ya no van a anidar ahí la primavera siguiente. Entonces decidimos hacer precisamente eso, sacrificar algunas zonas y dejar que escalen todo el año allí, y respetar otras del todo, porque lo otro no tenía sentido. Y ellos lo entendieron perfectamente y se alegraron y así Recuevas, que es la zona donde se va a ahora a escalar, pues ha perdido al búho real, por ejemplo, pero bueno, solo ha sido esa zona y no todo el parque. Los usuarios del “turismo activo” (deportes de montaña), suelen ser bastante respetuosos con la naturaleza, la verdad.

Tractores, jóvenes y quesos

Vemos un tractor por delante en el camino y le pregunto que habrá venido a hacer tan arriba.

 

Habrá subido para ganado o para leña, que hay corta selectiva para vecinos. Aquí pacen caballos y vacas (los caballos para carne ¿no? sí, pero casi todo se exporta a Francia, aquí no se consume).

 

Adelantamos al tractor y Tino les pita y saluda. Son dos chavales jóvenes, de nuestra edad.

 

Esos ya se quedan aquí, eh. Si es que no hay porque irse a Madrid, Bilbao, Barcelona… ¡que aquí hay alternativas! Mira, esto mismo del turismo que os cuento, ahora es mucho más fácil formarse y hay ayudas para el emprendimiento rural…pero hay que trabajar. Eso les digo yo a los chavales cuando voy a la facultad de Palencia a dar charlas, en forestales y así… “Lo difícil está, que es tener esto, un sitio con un patrimonio natural espectacular tan bien conservado, pero hay que ponerse a ello”. Y sino es el turismo guiado pues otra cosa, ahora incluso, con la pandemia, se ha visto que el teletrabajo es una opción, o pones unas cabras y haces queso, o miel…Mira, ¿veis esa nave de allí? Es un proyecto de un chico así joven, como vosotras, Gonzalo, que se ha puesto a hacer queso y su hermana se dedica a venderlo en Madrid, aunque también vende más quesos artesanos, de hecho creo que el de Gonzalo no lo está vendiendo aún, pero le va muy bien a ella, le llaman marcas de moda y todo para que desfile…¿cómo se llamaba…?

 

Yo (que creo que intuir que se trata de Formaje y Clara Diez y sin poder contenerla emoción porque soy super fan) ¿Clara Diez?

 

¡Sí! Anda, ¿la conoces?

 

Resulta que Tino es amigo de su padre, Justino Diez y les llevaba a rutas por Brañosera cuando los hijos (al parecer son siete) eran pequeños. Les gustó tanto aquello que se compraron una casa y nunca han dejado de ir. Me promete presentarme a Gonzalo algún día. Seguimos con la conversación.

Emprender y quedarse

Y eso en esto del emprendimiento rural, en lo que hagas tienes que ser muy bueno porque si no tampoco funciona. Vale que hagas un queso de x manera, que las ovejas coman tal… si el queso esta malo, pues note lo van a comprar. Tiene que ser ecológico, estar bien hecho ya demás estar buenísimo, que se puede. Y así con tofo en la vida, vaya. Pero el caso es que hay muchas oportunidades aquí, más de las que se piensa. Tampoco va a volver a haber 900 personas en Barruelo otra vez, pero joe…Y es que esta forma de vida es muy muy sana, sobre todo para la cabeza.

Madrid, pa un rato

Yo he vivido en Madrid eh, no os creáis, sé lo que es eso, y para ir de vez en cuando y comerme cuatro hamburguesas y hacer lo que nunca hago aquí está bien, pero ya está. Mira, a mi cuando me apetece ver a más gente o estar en un sitio más grande me voy para Santander que está a una hora y ya te oreas, estas en contacto con la gente…si todo se puede, pero aquí se vive muchísimo mejor, eso está claro.

Urbanismo ancestral

Paramos en otro llano, ya cerca del sitio donde empezaremos a andar, ahora el pueblito que se ve a lo lejos es Brañosera (nada que ver con Barruelo, que se engrandeció con la mina de carbón, Brañosera es un diminuto pueblo de montaña como otros tantos).

Ahí tenéis, Brañosera, se fundó en el año 824( primer ayuntamiento de España) y miradlo, ahí sigue, sin grandes edificaciones, muy parecido a como era entonces. Excepto Aguilar, Barruelo y Guardo todos los pueblitos de la montaña palentinas son así, conservan la arquitectura popular, las callecillas, la plazuca, la iglesia…se conservan los núcleos urbanos tal como eran hace más de mil años, y eso la gente que viene lo valora muchísimo. Aquí nos da más igual, lo damos por hecho, valoramos más lo de fuera, pasa siempre. Le digo lo del Cañón del Colorado y el Cañón del Riolobos que pusimos en Turismo eco. Claro, sí, sí “-Estuve en el Cañón del Colorado +Aaanda no me digas”, “-Estuve en el Riolobos +¿¡Y eso dónde está?!” , se ríe.

El bosque de la Pedrosa

Comentamos el bosque que se despliega a través de las ventanillas. El bosque de la pedrosa; los robles, antiquísimos; las hayas ya “un poco vestidas”, pero solo de yemas, lo que les da un tono rosa palo…Nos cuenta que el haya es una especie invasora, pero su invasión fue natural y empezó hace 14 mil años, tras la última glaciación: con la subida de las temperaturas, colonizó casi toda Europa, especialmente los pinares. La cordillera cantábrica la tienen tomada desde hace 3000 años.

Por fin nos bajamos, y todo en lo que nos fijamos, flores, hierbecillas, pájaros… Tino sabe decirnos lo que es y además por qué se le llama así. Los nombres latinos dan mucha más información a este respecto, el latín es, comentamos, una especie de álgebra de la Naturaleza.

Hierba de pulmón (PULMONARIAOFFICINALIS), se llama así porque las hojillas de alrededor parecen alveolos, se usaba para tratar la tos ferina.

El calderón (FRITILLARIA PYRENAICA), se llama así porque parece un caldero.

El gamón (ASPHODELUS ALBUS), muy abundante en la zona, tiene unos tubérculos que son como patatas pequeñas, los maquis se las comían cuando estaban en el monte refugiados, y antaño se hacía pan a base de machacarlos y hacer harina con ellos…ahora los comen los jabalíes, ¿veis que está ahí hozado?

La armeria (ARMERIA CASTELLANA), que es un endemismo, es una flor puramente de aquí.

El gallarito (PEDICULARIOS SYLVATICA) y la scilla (lilio-hyacintus)

El narciso (NARCISSUS PSEUDONARCISSUS), que de bonito que es parece que lo han plantado ahí y además está el bosque lleno (Tino bromea con que se ha dejado la espalda cultivándolos para dejar el bosque bonito para los turistas)

El trepador azul (SITTA EUROPAEA), ese pajarillo de ahí, es en el que se inspiró al pájaro de twitter.

Pía y efectivamente hace tui, tui, y además es azul. Lucía no consiguió hacerle la foto, pero Tino nos ha prestado esta

Se oye un graznido fuerte y Tino nos explica “es un arrendajo, la doncella del bosque” (GARRULUS GLANDARIUS), está avisando de que estamos aquí”.

 

Atravesamos un riachuelo. Le pregunto por un liquen muy curioso que cae hacia abajo.

Las barbas de capuchino (USNEA BARBATA)

Nos cuenta que los líquenes solo crecen en sitios donde hay buena calidad ambiental y nos enseña, adherido al tronco de un roble, uno muy particular y difícil de ver.

 

 “Este para proyectos” nos dice. Se llama pulmonaria (LOBARIA PULMONARIA) -como en el caso de la flor azul, por su forma- y la UE considera los lugares donde aparece como Hábitat Prioritario y por tanto inviolable. Este tipo de liquen solo sale en sitios en los que el aire esta limpísimo y en los que hay muy poco impacto humano (por eso está prácticamente en extinción)

El abuelón de la montaña palentina 

De lo pequeño, pasamos a lo grande. De pronto, ante nosotros, y ensombreciendo los robles de 400 años que nos habían dejado ya con la boca abierta de camino, se planta la inmensa y majestuosa figura del “abuelón de la Montaña palentina”: un roble de 800 años (¡¡800 años!!). Nos quedamos un rato en silencio ahí, en su presencia.

Esto para los animales es como un bloque de pisos para nosotros, ni os imagináis la vida que hay aquí dentro. No sé si lo sabéis, pero estos árboles tan monumentales están siempre huecos por dentro, pero eso no significa que estén enfermos ni les pase nada, están vivos, solo que empiezan a vaciarse con el tiempo. A ver, ¿Cómo se mide la edad de un árbol?

 

¿Contando los anillos? 

Sí, bueno, pero eso es en árboles que nos dan igual, un árbol como este no puedes cortarlo para saber, y menos por lo que os digo, porque el corazón y los anillos e en medio ya no están. Antes se calculaba en función de cosas como la altitud, la anchura, la orientación…ahora desde hace no mucho se les hace una prueba de carbono 14, como a los huesos. Este tiene 800 años, pero le quedarán otros 400 más.

Simbiosis planta-hombre

Seguimos ruta y al borde del camino aparecen unos avellanos llenos, abigarrados casi, de varas. Le pregunto por ellas, porque he visto a mis hermanos valorarlas mucho siempre como arma para sus juegos

Las varas de avellano se usaban antes para las huertas, para que trepasen los frejoles, las alubias. Y era como una simbiosis con el avellano, porque se le hacia un favor al árbol podándolo y el árbol nos hacía un favor al no tener que agacharnos a por las alubias. A esto por ejemplo les vendría bien podarlos para que estuvieran más vigorosos. A la naturaleza a veces hay que ayudarla, pero, claro, sabiendo y respectando. Hace poco por querer controlar la plaga de topillos los envenenaron a todos y no consiguieron acabar con ellos y además se llevaron por delante a la mayoría de Las aves, las cosas hay que hacerlas bien.

 

 

Nos encontramos uno de eso arboles vacíos pero vivos, que en este caso parece haber sido, además, vaciado. 

“Un oso” nos cuenta. Ha sido hace poco, además, porque hay “serrín” de dos colores distintos. El oso araña ahí, mete el hocico y va sorbiendo todos los bichos que se encuentra. El oso es un carnívoro arrepentido. Tiene la parte de delante de la dentadura como la de un lobo, pero las muelas planas, para masticar herbáceas. 

El oso

Nos cuenta que los osos pacen en primavera como las vacas, y a veces entre ellas, entonces se te puede pasar uno desapercibido cuando miras con los prismáticos y tienes que mirar dos veces. Pastan sobretodo una especie de espiguilla de trigo silvestre, la luzula (LUZULA HISPANICA).

Es muy raro que el oso cace, pero claro, da miedo. Un bicho de 200 kilos…y encima cegato. El oso oye y huele muy bien pero no ve nada, entonces hasta que no le tienes a tres metros el animal no sabe bien que eres. Una cosa buena que se puede hacer si nos encontramos un oso es hablar, susurrar bajito, para que él se dé cuenta de que no somos un mamífero cualquiera. Y sobre todo no echar a correr claro, porque entonces te toma como presa.

 

Le preguntamos si alguna vez se ha encontrado un oso de sopetón

 

Síii, ¿en plan “hola qué tal», ¿no? pues sí, y me acojono muchas veces por lo que os digo, un bicho de 200 kilos, por muy arrepentido que sea, te tiene que dar respeto. Mira, una vez me pasó un osezno entre las piernas ¡Fíjate! Iba  muy temprano, que es cuando los animales están más activos, andando por una zona con arbustos, y de pronto siento algo que me pasa corriendo por debajo y veo que es un osezno de unos 4 meses, como un peluche así redondito, y claro yo “quita coñooo”, porque ya sabía lo que era, y ya rápidamente oí bufar y gruñir a la madre, ponerse sobre dos patas, buscar a ver qué pasaba…y nada al final nada, pero vaya susto.

 

Hablamos de cómo, lamentabilísimamente, hace menos de un año en esta misma montaña, una osa que encima estaba criando fue abatida por un cazador en una montería. El cazador la confundió con un jabalí, y Tino no duda de la verdad de esta versión “porque a nadie se le ocurre hacer eso en una montería, habría que ser tonto, si acaso un furtivo”, pero la osa murió y el osezno con toda seguridad corrió la misma suerte a los pocos días. La culpa fue de la Junta, que había autorizado la montería en un lugar de alimentación en invierno.

Lamentamos este hecho y la conversación deriva en torno a la caza del lobo.

El lobo

Con los lobos, más que susto, Tino tuvo un disgusto. Mataron a su perrita Luna, una foxterrier intrépida, en una mañana de niela densa. Pero, aun así, Tino es un defensor del lobo y no entiende como se puede querer cazar a un animal tan noble.

Hay que convivir con el lobo. Además, que hay medios para ello, no es que llevárselo por delante sea la única solución posible, vale más un lobo vivo que muerto. El turismo en torno a esta especie ya se ha demostrado en varios lugares como la sierra de la culebra (Zamora) que genera más ingresos que la propia caza, daros cuenta que el canis lupus signatus es una especie única en Europa de los que apenas quedan 2500 ejemplares en toda la península ibérica.

La pandemia y la Tierra

Además, que esto es el principio, desgraciadamente. Cuando se acabe, si se acaba, vendrá otra cosa…otro virus, otra cepa…lo que sea. Hemos hecho mucho daño a la Tierra y la tierra claro, se queja. Cuando hay muchos ciervos en un sitio, cogen sarna y se diezma la población, es parte del equilibrio de las cosas, así es como Ella reacciona. Nosotros nos hemos hacinado en ciudades sin ningún sentido, hemos abandonado el campo, lo hemos llenado todo de plásticos y químicos…mucho estaba tardando. Pero yo creo que esto de la pandemia si va a cambiar un poco ese chip de la gente, que se va a empezar a valorar más esto y a redistribuirse un poco más la población, a darle otro lugar a la Naturaleza…Confío en que sí, vaya.

 

El medio natural en Europa

En Europa las zonas naturales están muy degradadas, muy arregladitas sí, pero precisamente por eso muy degradadas, no hay diversidad, no hay vida animal. Por eso cuando vienen aquí los ecoturistas, de verdad que no se lo pueden creer. La selva negra, 450000 hectáreas de bosque, sí, pero no ves nada; los Alpes, lo mismo…Esto es una joya, y hay que conservarlo y ser responsables, porque tiene además un futuro incalculable, con esto de la pandemia ya verás…poco a poco se van a empezar a valorar más estas cosas, o eso creo yo. 

 

Seguimos andando y ahora ya, en lugar de bosque de hayas y robles cuajados de liquen, hay monte, arbustos diseminados, campo abierto

Animales por los caminos

“Este es el hábitat del lobo” nos dice.

Nos encontramos una piedra de molino rota y con una corcita que estaba descansando al pie de un arbusto y sale pitada al vernos, dándonos un susto. Nosotras no hemos venido a ver animales sino a hablar con Tino, asique no esperábamos eso. 

 

Para ver animales hay que levantarse antes de que salga el sol. Y luego los animales en realidad pasan por todos los caminos por los que hemos ido yendo, fijaos que hemos ido comentando varios excrementos que hemos encontrado, de marta, de jabalí, de ciervo, de zorro…eso es porque ellos no son tontos y si hay un camino liso y bien hecho pues lo usan, pero en horas a las que saben que no van a encontrarse con nadie.

Diente de león

Le pregunto qué es diente de león y que no, por una discusión que tuvieron dos de los miembros de Molinolab al respecto.

Todo es diente de león, anda claro. Solo que hay muchos tipos. Mira, al redor nuestro ahora mismo hay como 3 o 4. Se llama así por la forma de las hojas, que es como unos dientes afilados.

 

¡Qué dato tan evidente y tan desconocido para nosotras! Nos reímos un poco de nosotras mismas y Tino nos acompaña.

 

Es que hay muchas variedades de todo, incluso de gorriones.

Molinos de viento

Se ven a lo lejos, en la cresta de una montaña, unos molinos de viento, un puñado, no más de diez. Le pregunto qué le parece.

 

Todo lo que sean energías renovables está muy bien, eso claro, pero bien hecha, no mirando donde ponerlos para sacar más y punto, estos por ejemplo están a 50 cm del parque natural, claro, y ponen 15
aquí, 15 al otro lado…Para eso, mejor que pongan una plantación buena en territorios ya degradados, polígonos industriales… que aunque haya menos viento pueden poner más porque hay más espacio…ahora hay muchos agricultores que se están pasando al parque eólico porque da mucho dinero y a los huertos solares también, aunque sigue en vigor la vergüenza esa del impuesto al sol, que no puedes
tú en tu casa poner una placa y olvidarte de pagar la luz…eso es un atropello. Energías limpias siempre, pero respetando estas zonas. A mí me fastidia verlos ahí.

 

El acebal

Empezamos a descender el monte y nos sale al encuentro algo excepcional; un acebal. Nosotras no lo sabemos al principio, solo vemos un bosquecillo prieto, especialmente verdiblanco y sombrío, pero Tino nos lo explica, orgulloso.

 

Esto sí que es algo que no se encuentra, normalmente los acebos se ven en arbusto, es muy raro  verlos en árbol centenario, como estos, fíjate  nos metemos aquí y hay otra luz, otra temperatura, otro ambiente.

Dentro de la mancha de acebos (que, efectivamente, ninguna habíamos visto nunca en forma de arbolazo) hay una especie de mundo mágico encapsulado, las cortezas plateadas están casi cubiertas un musgo finito y la luz es otra.

Esto lo han respetado los ganaderos a lo largo del tiempo porque aquí descansa muy bien el ganado en verano, está fresquito, no hay moscas…esto es una maravilla de verdad, es rarísimo ver algo así.

 

Tino nos anima a tocar la corteza, que al tacto es como las nalgas de un caballo. Nos cuenta una anécdota muy bonita de su infancia:

Antaño, como os digo, no había grandes guías de aves como ahora, entonces para enseñármelos mi padre hacía una cosa. Cortaba un trozo de esta corteza y la machacaba finita finita, tardaba mucho tiempo hasta que se convertía como en una especie de pasta que era como un pegamento natural porque la sabia es muy pegajosa en el acebo. Entonces untábamos una tabla con ella y la poníamos al borde de un riachuelo donde iban a beber los pájaros, y se iban quedando pegados allí entonces podíamos verlos bien de cerca, mira este es un zorzal, un colirojo, un pechiazul…y así aprendí yo de aves. Luego las soltábamos claro, lo bueno de un pegamento natural es que se va bien.

El acebal nos ha dejado maravilladas. Encontramos en él una pelvis de yegua y Tino nos dice “eso es calcio para el bosque” Al principio no le entendemos pero sigue explicando, “todos los animales que pasan por aquí le dan una roidita..ese hueso dentro de los meses no está. Y nos lo demuestra. Girando los primaticos se convierten, resulta, en un microscopio y aplicándolo al hueso se ve como, efectivamente, está lleno de marcas de distintos dientecillos.

Este bosque es como un supermercado para los bichos, aquí tienen de todo, mira es babosa cómo se está poniendo con ese brote de haya, y los jabalíes con los gamones lo mismo, tienen para aburrir.

Paz y berros

Seguimos bajando, cada vez ya más cerca del coche. Tino nos enseña el riachuelo secreto donde recoge los berros (canónigos silvestres; el bosque también es un supermercado para él) y nos advierte que hay lavarlos, bien incluso con un poquito de lejía porque a veces hay huevas de parásitos. Nos promete hacer un día vídeo-receta de su ensalada de berros para LPRmagazine.

A lo largo de todo el camio, de vez en cundo Tino deja de andar y se para;  cuando quiere pensar algo bien, cuando nos quiere contar algo determinado; la prisa no entra en sus planes. Nosotras, un poco agobiadas al principio por los móviles sin cobertura y por si al final llovería, quitamos pronto ese chip y empezamos a meternos en su mood, que es una maravilla. En esta ocasión se para, corta una hojita y nos enseña la leche blanca y espesa que segrega, “esto es leche cáustica, es corrosiva y se usaba antes para quitarlos clavos,las berruguitas estas de la piel. Algunos animales jóvenes, novatuelos, se las comen y entonces se quedan unos minutos con la mandíbula paralizada (se ríe y los imita) entonces aprenden.”

 

Tino nos cuenta que a pesar de las previsiones que tanto nos preocupaban (de 80% de precipitación) nos había insistido en seguir adelante porque él ya sabía que no iba a llover porque había cambiado el viento y venía del norte.

Por fin llegamos al coche. “Esta ruta que hemos hecho en 4 horas, nos cuenta, la hago yo con los ecoturistas a lo largo de todo el día, desde antes de que amanezca hasta por la tarde. En el primer sitio en que hemos parado igual nos tiramos una hora escuchando aves, tratando de verlas, lo mismo con x insectos o a la espera del lobo…”

Fin de trayecto; almuerzo de pastores

El broche final de excursión es una tortilla de patata que nos ha preparado Rosa, su mujer y miembro también de Dosaves. Tino trae, en realidad, todo un picinic preparado; neverita con bebidas, torta de aceite (el pan mas rico del mundo), un queso buenísimo, cecina de Boñar…Subimos en el coche hasta una cabaña de pastores restaurada a disfrutar del festín. Y la cabaña resulta ser un festín también, para la vista: esta construida usando por cuarta pared una enorme roca natural junto a la que está situada.

Maravilladas y felices degustamos los manjares y seguimos hablando un poco de todo. Hablamos ahora de la revista, de los jóvenes, del pasado y del futuro…nos habla de sus inicios, de cómo ha cambiado para bien el panorama del ecoturismo. Nos cuenta anécdotas de sus clientes, que a veces lloran, emocionados, al ver por primera vez en su vida un lobo o un oso…

 

*Le pedimos que nos cuente lo de las mariposas que mencionó antes.

Teleclub y despedida

Nos lleva de vuelta a Villavega de Aguilar y tomamos un café en el teleclub con Rosa, su mujer. El camarero (un andaluz castellanizado) nos cuenta batallitas y desde otra mesa un señor más tímido que él se fuma una faria y nos sonríe.

 

Nos vamos de allí más ligeras, más tranquilas, más contentas de lo que vinimos. Y, desde luego, con muchas, muchas ganas de trabajar, “lo difícil ya está” como dice Tino.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*Anexo para incansables: la hormiguera oscura y sobre el turismo (parte 2)

Bueno, os cuento un caso concreto que es muy especial y además muy representativo del ecoturismo y como muy poco a poco se empieza a entender por parte de la gente de aquí:

Hay una mariposa que se llama la Hormiguera oscura (PHENGARIS NAUSITHOUS) y viene gente de todas partes a verla porque en Europa está casi extinguida y aquí hay bastante, sobretodo en un pueblo, Quintanaluengos. No es una mariposa particularmente bonita, pero necesita unas condiciones muy particulares para criar. Se llama hormiguera precisamente porque necesita de una hormiga que le hace de niñera, le cría la larva, vamos. Ella pone sus huevos en la corola de una flor determinada; la pimpinela (SANGUISORBA OFFICINALIS), su flor nutricia, que tiene como celdillas por dentro; pone un huevo en cada una de las celdillas y, cuando el huevo está listo, eclosiona y la larva de descuelga y se queda ahí colgando de la flor. Entonces sube esta hormiga, que es la hormiga MYRMICA (RYBRA O SCABRINODIS) y se pone a lamerla porque la larva de hormiguera segrega una sustancia similar al olor de las larvas de las hormigas. Entonces la hormiga coge, se la lleva al nido y durante 7 meses la cuidan para seguir chupando la sustancia que segrega, la larva de mariposa durante ese tiempo se alimenta de las larvas de hormiga. la larva se hace crisálida en la primavera siguiente se va del hormiguero de vuelta a su pimpinela y se hace mariposa, y vuelta a empezar. Todo entre esa flor, esa hormiga esa mariposa concreta, es fascinante y lo que os digo, es muy difícil de ver y en este pueblo hay muchas.

Claro, la gente del pueblo al principio llegabas y decías que ibas a ver esa mariposa y te miraban raro por llevar a gente a ver una mariposa que estaba ahí donde ellos metían las vacas. Entonces empezaron a ver que verdaderamente esto atraía la gente y ahora han hecho allí una microreserva de la mariposa hormiguera.

 

A mi me pasaba igual en el pueblo y en la zona en general, me miraban como el raro, “se levanta a las 5…vuelve de noche.. Va ahí con prismáticos…”Y claro, luego empiezas a traer gente de todas partes, los llevas a comprar a comercios locales, tal…y lo van viendo con otros ojos. La tarea del guía también es esa, concienciar a unos y a otros, y el ecoturismo es un tipo muy especial de turismo precisamente por lo fundamental que resulta en el guiado, y porque, a raíz de eso, tiene muchísimas posibilidades a la hora de fijar población en el medio rural. Lo difícil, lo llevo diciendo todo el día, es tener a mano un territorio como este, conservado así de bien, con esta diversidad. En todo Castilla y León hay sitios increíbles, incluso Tierra de Campos, el secarral, tiene interés natural, y además se puede explotar otros tipos de ecoturismo, como las rutas del vino de Dueñas o de Cigales… Estaría bien que la gente de aquí se interesase más por este tipo de turismo, incluidos los jóvenes, y quizá con esto de la pandemia se cambie el chip, pero mientras tanto, una cosa muy buena que se puede ir haciendo es, aunque sea dirigido a un público extranjero, dedicarse a ello. Pero, claro, la gente tiene que formarse, hay que trabajar. Como vosotras con la revista. 

5 comentarios en «Tino y la montaña»

  1. Avelino Molina González

    Además de tener una Naturaleza de 10, también tenemos gente preparada para ella. Tino es uno de ellos, alguien que tiene como trabajo el sacar los diamantes de una zona determinada, en este caso la Montaña Palentina. Su todo-terreno es una seña de identidad en el monte, pues sabemos que Tino está con gente enseñando el terreno, el parque, la montaña, etc. Es nuestro Rodriguez de la Fuente, siempre con su cuaderno en ristre apuntando todo aquello que no lo logramos ver a simple vista. Al que preguntamos lo que no sabemos, porque sabemos que él nos va contestar esa duda sobre el lobo, oso…,adenmás de tenerle aquí cerca, para lo que haga falta. Es un profesional de la Naturaleza, un investigador nato, rastrea y conoce pistas como el mejor afamado cazador, pero él de sensaciones, esas que te llenan el corazón cuando estas en plena naturaleza. Un coleccionista de pistas, de susurros, de sonidos y colores, un hombre que ama el camino que conduce, la roca que moldea la sierra y los escarpes, los árboles y arbustos de sotobosques, los arroyos y ríos que conducen sus aguas por fuera y dentro de los terrenos…Estamos orgullosos de tener a una persona como Tino por amigo y como defensor de todo lo que aglomera la palabra NATURALEZA. Gracias Tino por ser así…

    1. No podemos estas más de acuerdo, lo que trasmite Tino es indescriptible, a través de su mirada se aprecia la Naturaleza desde prismas nuevos, aún más complejos y maravillosos de lo que resultan ya a simple vista, y a la ve con una sencillez y una cercanía fantásticos…Qué bien que se valore su figura en el territorio, no es para menos! Un abrazo y gracias por leer

  2. Fantástico Tino. Q pasion inagotable por este territorio. Enhorabuena a él y a vosotras por transmitirnos esto.. y bien escrito además, q últimamente ya es difícil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *