Saltar al contenido

Todxs lxs Santxs en el castillo: Parte 1

Tempo de lectura: 4 min

Carmen Abril Martín

Porfa y gracias

Ha llegado el momento de sentarme a escribir esta crónica  y la verdad es que me veo con ganas e inspiración para hacerlo únicamente porque ayer Lucía Burón y yo estuvimos, caña en mano, montando el vídeo en la terrazuca más mona de Palencia. Ensamblando semejante pieza audiovisual, recordé y pude sentir todo lo maravillosa que fue la noche del 28 de octubre. Días antes, no os voy a mentir, lo tenía un poco bloqueado. Lamento empezar siempre este tipo de crónicas lloriqueando, pero chicxs, qué rabia da estar en la fiesta perfecta y no poder disfrutarla. 

Este comentario previo, más que un lamento, quiere ser un llamado: por favor ¡¡que alguien organice una fiesta en el castillo de Villalonso, queremos ir como invitadas!!!

foto de @lubca_

Aun así, mucho han cambiado las cosas desde la edición anterior. Sabemos más que antes y además hemos tenido mucha más ayuda. Gracias a Camino, Juan, Blanca, Nerea, Miguel, Itziar, Elena, Alberto, Sergio, María…se siente bien cabrón no estar solas ante el peligro.

También hay que reconocer que esta vez la fase previa fue mucho más dulce. Para empezar, casi todas las entradas se vendieron antes de salir oficialmente a la venta. Las restantes, como si fueran bragas de Hello kitty a 1€, nos las arrancaron literalmente de las manos, tanto así que nuestros amigos y familia se quedaron fuera. Si eres una de esas personas que se quedó sin entrada (no deberías haberte metido a leer esto, eres muy masoca), al menos consuélate con este hecho.

Fue maravilloso hacer por fin un sold out sin esfuerzo (aunque bueno, hubo que hacer un esfuerzo de responsabilidad para no sacar 100 entradas más y forrarnos aunque estuviéramos todos como boquerones en lata, que lo sepáis), pero lo que fue de verdad maravilloso, insólito, inaudito, irrepetible, épico, mágico, sideral, fue lo de los Jackson 4.

Jackson 4
foto de @lubca_

Si no os importa, por favor, decidme festivales o eventos en los que un grupo de artistas haya compuesto una canción especialmente para la ocasión en los días previos, una canción en honor al entorno que acoge al festi. BRAVA con Observatorio, se me viene a mi a la cabeza, pero una cosa es una mención y otra cosa es:

Obviamente jugábamos con ventaja porque un castillo, y más concretamente este castillo, es demasiada tela. Pero ¿habéis oído la canción? haber extendido las condiciones materiales necesarias para inspirar la composición de semejante pieza es uno de nuestros mayores hitos como revista. Qué puta barbaridad. Obviamente esto nos amenizó mucho la espera la semana previa, que si vosotrxs la pasáis deseando que llegue por fin el sábado, figuraos unas servidoras. Saraut desde aquí para los Jackson4, que nos lanzaron catapultas de motivación en forma de cantigas desde Toledo. Os camelamos mucho. Dragones y más morras for life.

Venga

Pero vamos ya con la crónica, que llevo ya casi una página de word y todavía no he llegado al 28 de octubre a las 19 de la tarde.

foto de @lubca_

El 28 de octubre de 2023, a las 19 de la tarde se habían dado cita en un castillo un generoso puñado de jóvenes castellanxs dispuestxs a honrar dos de los pilares más fundamentales de su identidad cultural y sus raíces: los castillos y lxs santxs.

Qué decir sobre este castillo que no hayamos dicho ya, pero un apunte respecto a lxs Santxs:

Nos creemos siempre muy listxs y modernxs, pero de ninguna manera es Halloween quien introduce el factor creepy en torno a esta fecha. Para empezar, es la noche de las ánimas, que a la mismísima Santa Teresa daba canguelo y que dio lugar al best seller de época, Don Juan Tenorio. Pero además, es la noche de Todos los Santos, lo que nos permite dar un repasito al santoral y darnos cuenta de que se trata de un tomo de narrativa gore.

foto de @lubca_

Lxs niñxs castellanxs se han criado desde tiempos inmemoriales escuchando historias de infantes descuartizados, hombres despellejados y asados a la brasa, mujeres arrojadas a las fieras y mutiladas, cosas así.

Y no sólo escuchando historias sobre estas figuras, sino recibiendo sus nombres de ellas, rindiéndoles culto, contándoles sus cositas y encomendándoseles en la intimidad del rezo, y muy probablemente jugando a recrear sus martirios, pidiéndose ser unos u otros.

San Lorenzo, emparrillado y vacilón (“dadme la vuelta, que todavía no estoy hecho por este lado”), su parrilla dan nombre a uno de los mejores restaurantes de Valladolid

San Sebastián, atado a un árbol y flecheado hasta la muerte, patrón de los homosexuales (quizá porque siempre se le representa como un joven guapérrimo)

Santa Lucía, le arrancaron los ojos “sí que había Santa Lucías sí, barrí como cien ojos del castillo” nos contaba Mariluz.

Santa Águeda, tan mítica que tiene su propia fiesta feminista, sobre la que aquí escribimos un artículo en su momento con unas ilustraciones geniales de @lobotomy_pop

 

foto de @lubca_
portada del artículo sobre Santa Águeda con ilustraciones de @lobotomy_pop

Santa Apolonia, una pobre viejita a la que saltaron los pocos dientes que tenía de una patada…muy brutal, y patrona desde entonces de los dentistas.

San Nicolás, el famoso Papá Noel, su milagro fue volver a la vida a 3 niños que habían sido literalmente cocinados por un ventero para servirlos en su posada.

Y aunque la contemporaneidad mola y también es un disfraz muy chulo, por ejemplo, ir de El xocas (podría ser una temática: personajes desquiciados de internet), en esta edición, nos hacía mucha ilusión centrarnos y recuperar el santoral como libro de cuentos macabros que escucharon nuestras abuelas (y que probablemente, de tan bruto que era, no les dejaron seguir contando).

Y bueno. Por lo visto a vosotrxs también os hizo mucha ilusión. Una vez más, GUAO. Osea, es que vamos a ser claras desde el principio: no sabemos si hacemos las mejores fiestas de disfraces, pero vosotrxs hacéis los mejores disfraces en nuestras fiestas. Eso es así.

foto de @lubca_

La decoración del castillo, además de vosotrxs mismxs y vuestros disfraces, fueron unos suculentos banquetes dispuestos por Juan VG y compuestos por los productos de nuestros patrocinadores Astromona, Tiedra de lavanda, Pico melero y Pecorea. También habíamos comprado velas y manteles de bolillos en tiendas de segunda mano para los sets. De los banquetes disteis buena cuenta y os llevasteis hasta los ajos y los brocolis, imaginamos que para cocinarlos en vuestra casas, cosa que nos parece muy bien, pero también desaparecieron velitas y otras vainas y así que eso peor. De todas maneras, y aunque robasteis ajos, velas y probablemente botellón a pesar de la norma, no se puede decir nada en cuanto a la moralidad de lxs asistentes: unos 14 móviles fueron extraviados y devueltos durante el tiempo que duró la fiesta, así como 5 carteras y una tarjeta de crédito de color plata, que seguro que vale más.

foto de @lubca_

Bienvenidxs sus santidades

Cuando la gente empezó a llegar, constatamos que sois lxs mejores disfrazándoos (de verdad que, si no fuisteis, la única manera de que os hagáis una idea del compromiso de la peña con el disfraz es viendo el vídeo, y ni aún así) y que el tema de las pulseras se había ido al garete por confusiones técnicas. Os pedimos disculpas, pasas que cosan, pelillos a la mar. Una vez chequeados los QR dejamos que la gente cabriolease un poco por los altos del castillo y comenzasen el teteo medieval, aka, un tímido botellón en el patio. 

foto de @lubca_

Descorche

Dj Camino abrió el techno con una maestría que parecía añeja, pero no lo era: literalmente su primer contacto con una mesa de mezclas fue los 5 minutos antes de descorchar la fiesta (antes manejaba el recordbox desde el ordenador). Nos encanta poner a la gente por primera vez en tesitura djística, pero además es que era el único pago que nos había pedido. La tía llevaba desde las 12 dando el callo, por cierto, cosecha suya los carteles graciosos que había sembrados por ahí.

Los djs de moda hicieron a su vez el solemne descorche del salón del reggaetón. No era su primera vez tocando una mesa, pero era su primera vez como agrupación y ya lo dijo Yasser, fichajazo. Son unos duros, saraut especial para Román que empezó como becario de LPR y ahora está ahí, encaramado al main stage. Te lo mereces rey.

foto de @lubca_

 El sandungueo electrónico de Camino fue continuado por dj Diegui, que como Camino y Los djs de moda,  debutaba esa noche, lo que para nada impidió que se metiera la mazmorra del techno en el bolsillo de su túnica.

El desfile de disfraces parte 1

Más pronto que tarde llegó la hora del desfile. Antes de nada:

Queremos hacer desde aquí una mención especial a las dos pedazo de jefas que vinieron disfrazas de Badgyal en Santa María. Una con las botas blancas y la otra negras, en plan Vegeta y Goku, pero las dos igual de divas absolutas. También a la genia que iba de Santa Justa Klan y por su puesto a sus santidades San Mamés, San Día y San Ahoria. Nos decepcionó un poco que nadie viniera de San Chopanza, pero bueno, es quejarnos de vicio. Nunca se vio una entrega semejante a una temática, ni tampoco a un show.

¿Cómo reducir a palabras lo que ocurrió ahí? Gracias  a Dios Lucía no perdió detalle con la cámara y tenemos imágenes para contarlo, pero incluso eso se queda corto para relatar LAS VIVES.

foto de @lubca_

Contexto: en todos los castillos hemos amenazado con el concurso de disfraces, pero al final, el lío constante de la propia fiesta y su coordinación nos alejaba de su realización in situ, y simplemente anunciábamos a nuestro ganador días después, por redes sociales. Esta vez, Camino (chica polivalente, dj y maestra de ceremonias) dijo que hasta aquí, que no sólo iba a haber concurso, sino que además iba a haber desfile. Nosotras subimos la apuesta proponiendo las justas, pero estas tuvieron que cancelarse precisamente por la intensificación de los dos elementos clave que hicieron de este concurso de disfraces un hito histórico en la vida de todos los que lo vivimos

  1. La lluvia
  2. El FUROR
foto de @lubca_

Durante toda la noche hizo malo, pero malísimo. Creo que hasta se podría decir que hizo asqueroso. Pero sin duda los peores momentos, cuando el viento lluvioso azotaba con más saña en el centro del patio y el grajo estaba volando más bajo que nunca, ahí, es cuando estaba programado el desfile. No fue tan así al inicio, es como que el mal tiempo se fue viniendo arriba a la vez que nuestros concursantes, lo que es lo mismo que decir MUY RÁPIDO. 

Respecto al furor, en el pecado os fue la penitencia. Estuvo muy guay que de vosotrxs salieran iniciativas performáticas chulas, como la boda y los refranes a completar, pero al final os vinisteis demasiado arriba, y el micrófono, una vez acaparado y chuperreteado (en serio, muy mal), tuvo que ser colgado.

Continuará...