Saltar al contenido

Un archivero de semillas históricas y una huerta de secano en Tierra de Campos: Emilio Medina y La mielga

Tiempo de lectura: 15 min

Conocimos a Emilio como divulgador medioambiental, por llamarlo de alguna manera, a través de Instagram (@lamielga). Es paradójico, porque no es que se le den muy bien -según él mismo admite- las redes sociales. Sin embargo hay un arrojo, una pasión y una verdad en sus palabras, que hace que lleguen y calen bien profundo, incluso aunque la cámara de su móvil no sea la mejor y aunque no se grabe vídeos hablando mientras camina por la huerta. 

Tiene una huerta de secano en Villalcázar de Sirga, en Tierra de Campos. Para los que no están familiarizados con la vida agrícola, quizá pase inadvertida la epicidad de esta afirmación. Cultivar hortalizas sin regar es, amigos urbanitas, una completa locura. Más en Castilla. Se trata de una proeza agrícola, pero Emilio cuenta; además de con un terrenito particularmente fresco para tratarse de la zona, pues lo enmarcan dos antiguos regatos; con una baza invencible a su favor: el conocimiento, la técnica, el saber hacer.

En esta entrevista nos cuenta su secreto y la otra mitad de su proyecto: un archivo de semillas históricas, que preserva y mantiene vivas. 

Emilio no vive de esto, es bombero forestal -con todo lo que ello implica y que comentamos en el artículo sobre los incendios de La culebra el verano pasado- y tampoco lo ha mamado, su padre se dedica a la agricultura intensiva. Todo su conocimiento viene directamente de su interés, de su preocupación y de su trabajo. 

 

No sólo nos concedió la entrevista en su huerta, también nos enseñó la impresionante iglesia del pueblo (una construcción templaria a rebosar de historia, parada importante del Camino de Santiago y que merece artículo aparte) y comimos con él en el Mesón de los Templarios, donde nos deshicimos de gusto ante las mollejas, los pichones, el lechazo y el vino castellanos, que nada gusta más a estas dos reporteras que darse un buen homenaje gastronómico al estilo de la tierra.

 

Disfrutad de la entrevista, pero llegad al final, porque es amargo pero real. La huerta de Emilio no es ahora mismo la que aparece en las fotos y la frase que surge durante la conversación “si viene ahora algo y se me estropean las 35 variedades de ajo que tengo, se extinguen, porque sólo las cultivo yo” ha cobrado un peso escalofriante.

Entrevista

Cómo le describirías el proyecto a alguien que no sepa nada de él, ¿cómo empezó todo?

Empecé por las semillas, por la preocupación de salvar esas semillas antiguas que se están perdiendo, porque hoy vas al supermercado y te encuentras sólo una variedad de lechuga, dos de tomate… Y realmente la diversidad que tenemos en el Mundo y sobre todo aquí, en España, ha sido brutal. De tomate solo 30.000 variedades en España; ajos miles, alubias otro tanto… Entonces, por preservar esas semillas. Sobretodo las de aquí, las locales, por conservarlas y darles el valor que se merecen.

Osea que empezaste como Banco de semillas, digamos

Sí 

Coleccionando semillas mediante intercambio hemos visto, ¿no? Con vecinos…

Claro, yendo a las huertas de los paisanos y paisanas. Y luego he hecho intercambios con gente que ya tenía sus semillas guardadas, solicitando a bancos de germoplasma que conservan semillas antiguas…

Puestos los antecedentes del proyecto, vamos a poner los antecedentes de Emilio. ¿Qué edad tienes? ¿Qué estudias? ¿Tú eres de este pueblo? Un poco más sobre ti.

Tengo 24 años, y soy y me quedo en este pueblo (Villalcázar de Sirga), pero estudié forestales fuera, en Valladolid, bueno, en la Santa Espina… Y luego hice el Grado Superior en Coca, Segovia. Y bueno entre medias he estado por ahí, haciendo las prácticas, trabajando fuera…Trabajando de bombero forestal en León…

Pero con aquellas condiciones que se han visto, ¿no? En verano, estacional…

Claro, sí, ahora estoy en paro…

Claro, es que hemos estado ahí con el incendio de la Sierra de la Culebra y nos contaron un poco el panorama con los bomberos… 

Estuve en ese incendio, de hecho…Yo he trabajado 4 en León y ahora estoy a ver si cojo aquí en Palencia de Bombero y el otro año hice la precampaña en Palencia y me quemé tanto con la empresa que lo dejé. Me hicieron un contrato de 15 días y ya empezaba lo de siempre…y dije: mira, paso de estar aquí y me piré. Justo salieron los incendios de la culebra y me fui de voluntario, llegué allí y no había bomberos, no había nadie… 

Hicimos cuadrillas con la gente del pueblo, con los chavales jóvenes, estuvimos 3 días con los todoterrenos por ahí día y noche, apagando los incendios y no había bomberos, muy muy pocos. De hecho llegábamos nosotros antes que los bomberos. Nos subíamos a una atalaya, al mirador y veíamos humo en el valle  e íbamos para allá..

Es que fue jodido, eh..

Sí sí…

Volviendo al proyecto. Empezaste en 2017 me contabas, un poco movido por qué, ¿por los estudios igual? 

No creo que sea por los estudios, sino porque siempre me ha interesado y por la alimentación, porque me gusta comer un producto que sea de calidad. Y, sobre todo, por la libertad y la soberanía alimentaria de producir nuestros propios alimentos. Al final te pones a mirar y todo viene de fuera. Es una locura, ¿no? Que garbanzos, alubias, lentejas vengan de Canadá cuando esta ha sido tierra de esos cultivos desde siempre…sólo Castilla era el granero de Roma, de todo el imperio romano, y parece que se está perdiendo todo. 

¿Tienes variedades tan antiguas? ¿Romanas?

 

 No, romanas no…A ver,  realmente antigua antigua “de verdad” no hay ninguna porque al final todos los años que siembras una variedad y se recoge semilla al final siempre tiene una modificación. Cambia un poco y se adapta, porque si hoy día ponemos una semilla de hace 2000 años probablemente muera porque hoy hay otros patógenos diferentes, el clima es diferente, y viceversa. Una semilla de ahora la ponemos hace 2000 años e igual. Entonces va cambiando, pero sí que hay algunas que mantienen mucho sus características. Tengo un ajo que es del siglo 17 que es del pueblo de Falces, es un pueblo de Navarra y tiene una historia muy muy bonita

El ajo de Falces

En ese pueblo, como en todos, la Iglesia y el marqués tenían derecho a unos impuestos, diezmos y primicias, para el cereal y otras hortalizas, pero para el ajo no, porque no se cultivaba, no existía, el ajo no se conocía. Se enteró la gente de los pueblos y empezaron a poner ajo. Cogió tanta fama que en todo el pueblo se cultivaban ajos, y encima podían quedarse la cosecha completa.  En aquella época fue uno de los pueblos que más ha cultivado de toda España. Ese ajo estuve detrás de él, llamé a productores de ajo de Falces, de aquella zona preguntándoles por ese ajo antiguo y me dijeron que ya no cultivan el antiguo, cultivan un ajo muy parecido pero de una variedad productiva industrial. Lo mismo pasa con el morado de las pedroñeras, el de Cuenca, que tiene mucha fama o el de Chinchón también, pero son industriales. Pues me puse en contacto con el Centro Tecnológico de Albaladejito, creo que está en Cuenca o en Guadalajara. Conservan 800 variedades de ajos y les solicité este y me lo enviaron. En principio es el que más me fio que sea más parecido…

 

Y te lo dieron, ¿no? Para que tú lo siguieras cultivando.

Sí, lo solicitas y te lo envían.

O sea, que tú por el 2017 decides empezar a preservar semillas de diferentes variedades mientras estudias en la Santa Espina. No sé si tienes alguna inspiración o algún mentor para este proyecto o ¿ha sido una cosa autodidacta, por tu cuenta? 

Ha sido autodidacta todo, sí.

Bueno eso respecto al archivo de semillas, pero ¿y la huerta? esa es otra de las preguntas fundamentales de esta entrevista ¿Cómo narices se consigue cultivar una huerta de secano en pleno Tierra de Campos?

Con la huerta también. Me di cuenta desde que empecé a hacer huerta, como yo vivo en una zona de secano, aquí no hay agua, no ha llegado el regadío todavía, tenemos la Vega del Carrión y del otro lado la Vega del Pisuerga, pero aquí el agua no llega, entonces….¿Cómo lo hago ahora? ¿En qué berenjenal me he metido? Jajaja

Y me empecé a informar y sí que encontré un poco de documentación de que antes había cultivos de secano de hortalizas, antes había que cultivarlo todo para comer y cuando no había sitio en las vegas se cultivaba en los páramos o en zonas de secano, y se cultiva hortalizas; melones, sandías, tomates, calabazas….todo, sobre todo, garbanzo, alubia también, lenteja por supuesto, ajo, cebolla también. Pero muy poca documentación he encontrado…

 

«El suelo es lo más importante. Si el suelo está sano, la planta está sana y el animal también. «

Y ¿dónde ibas a buscar? 

Ese es el jaleo que al final ha sido todo experiencia pragmática, autodidacta y a través de observación, sobre todo con observación es como he ido aprendiendo. Lo bueno ha sido que eso me ha dado un poco de esperanza en el ser humano. Cuando descubrí información, me di cuenta que estaba en inglés, o al menos los títulos de las traducciones en español de libros de 1920 o por ahí, se llama Drive dry farming, en vez de llamarse cultivo de secano porque los que escribían venían de allí; Estados Unidos, California, Oregón. Aquí la gente, los paisanos no escribían, entonces hay muy poca información. Empecé a leer y me di cuenta de que lo que veía en ese libro, era justo lo que había observado y lo que hacía yo, que lo había descubierto por mi propia necesidad.

Empecé haciendo labranzas profundas para que se conservase el agua. Si no labras se forma una costra y con el tiempo le salen grietas por donde se evapora el agua, pero si tú rompes esa costra, rompes la capilaridad, entonces dejas arriba una superficie seca con la granulometría rota, no forma estructura, y entonces abajo se mantiene la humedad. 

 

Luego empecé a hacerlo con acolchados (cubriendo el suelo con paja), me di cuenta que se conserva mucho más la humedad así, con el acolchado. Y si al acolchado le echas abono, se va descomponiendo, mejora la microbiología del suelo…esto está petado de lombrices que están alimentándose de eso. Al final, ha sido experiencia y mucha observación .

O sea, que la clave para la huerta de secano es hacer que el suelo conserve la humedad al máximo.

Eso es, si en otoño e invierno llueven 200 o 300 litros, que no se pierda ni uno, conservarlos. Al final el agua se pierde o por arriba o por abajo; por arriba por evaporación,  ¿cómo se reduce la evaporación? o labrando, rompiendo la costra o con acolchado; o por lixiviación hacia abajo, pues con un suelo muy arcilloso o rico en materia orgánica. Este suelo es muy pesado, es un buen suelo, es un suelo muy fuerte, una zona más fresca. Y luego el aporte de materia orgánica, el acolchado aporta materia orgánica, retiene más humedad todavía: Es eso, todo lo que llueva, aprovecharlo que no se pierda nada de agua. Al final, si no se pierde, el agua va a estar ahí, no se va a ir a ningún sitio. Y luego marcos de plantación grandes, ahora voy a plantar aquí tomates…Aquí va a ir un líneo de tomates y aquí otro, y luego en cada planta voy a poner un metro..

Igual no sacas muchísimos tomates, pero…

No, no, sí que hay tomates, en producción, y lo he visto en libros también, son más productivas las matas de secano que las de regadío

¿Sí? ¿Cómo puede ser?

Por matas, pero en superficie no, porque claro yo en este cacho pongo 50 tomateras y la gente en este cacho pone más de 300. Entonces, es más productivo el que pone 300 regando, pero una sola mata de tomate produce más en secano que en regadío.

 Qué fuerte, el tomate, que es todo agua…¿Y qué fue lo primero que plantaste? Por curiosidad 

Ajos, empecé con ajos

Tienes ahí la cosa con los ajos, eh…

Sí, sí, estoy picado con el ajo. La cosa es que mi padre es agricultor y donde la cosechadora no entra, en alguna esquina así un poco jodida, siempre se quedan unos pocos metros sin labrar, pues ahí yo aprovechaba y ponía ajo. En los lindes de las tierras, eso creo que antes de 2017…antes de empezar con todo esto ya estaba con los ajos 

O sea, que todo empieza con los ajos, qué guay.

Podría ser el título del artículo “Todo empezó con los ajos”

 **Vamos a visitar los ajos, pero nos ditraemos** 

Os explico un poco, esto es un sistema de silbo agrario: forestal y agrícola, en el que he metido árboles frutales; almendros, perales y cerezos. Voy a cultivar entre calles de frutales para que de poco de sombra porque en verano aquí pega mucho y proteger del viento 

¿Y ahí qué hay tanta paja? ¿o es simplemente la paja que la tienes ahí guardada? 

¿Aquello de allá? Es porque he puesto Consuelda rusa y aromáticas para que conserve humedad….

La consuelda rusa

la legendaria consuelda rusa

Aaaah, ¿y qué es Consuelda rusa

Es una pasada de planta jajaja, es la hostia. Espera, que os la enseño. 

**Nos acercamos a donde está y nos la enseña**

¿Por qué es tan maravillosa está planta? 

Porque tiene unas 700 veces más potasio que la ortiga. A esta planta la llaman “la consuelda” porque suelda. Por el camino de Santiago salen muchas silvestres y se utilizaba para soldar huesos, roturas… Laurence Hill, un señor inglés,  encontró una variedad de estas y la fue mejorando, que es brutal por el potasio que tiene y como fertilizante, un fertilizante con estas hojas es…

O sea, tú coges y lo conviertes en..

Yo lo hago purín, para aportar en líquido y fumigar 

Es curioso porque pones cosas de aquí del pueblo, pero también cosas exóticas de Japón, de Rusia. La consuelda rusa, por ejemplo ¿es rusa?

Creo que se llama así porque la variedad que cogió Lawrence Hills la encontró en Rusia, vio que la rusa tenía muchas más propiedades que las demás, la plantó y le fue mejorando y tiene 14 variedades, esta es la Consuelda rusa booking 14 o 17 y

¿Y esta otra? es un poco del estilo de la consuelda

No, esa es una lechuguilla silvestre y estuvo prohibida en España durante un tiempo

¿Y por qué estuvo prohibida?

Porque es un poco narcótica. De hecho cuando voy a refugios o tal, a pasar la noche en la montaña, me llevo un poco para tomarla y poder dormir mejor. Duermes mucho mejor, pero es muy amarga. 

lechuguilla silvestre

El botijo

**Llegamos a un tocón en el que descansa un botijo, y nos ofrece  agua**

 Bueno, sabéis el sistema del botijo, ¿no? Siendo del pueblo del botijo… (Dueñas)

Mmmm no, no sé cómo funciona, se que conservan el frío que te cagas

Bueno, la cosa es que esto suda agua, va perdiendo el agua poco a poco, entonces en ese proceso que pierde agua consume calorías y te las saca hacia fuera, entonces el agua que saca para afuera te lo calienta y el que deja dentro te lo enfría. Cuanto más calor allá, más frío está el agua. Por eso lo he hecho también, para conservar la frescura del agua para los pájaros y abejas.

 Ay, ¿y eso es lo que suda para que caiga ahí y lo puedan beber?

 

Claro, esto va cayendo aquí y según van bebiendo las abejas o los pájaros, va saliendo más agua

Claro, es que al final es lo importante en un cultivo, ¿no? Que haya bichos

Claro, diversidad. Hoy en día se ven por ahí hoteles de insectos, yo lo que hago es cuando hago leña, cuando me sale algún tronco así podrido, lo traigo aquí y se nota que se meten mazo de bichos…cuanto más diversidad, de animales, de plantas, de microorganismos…mejor. El suelo con más riqueza de microorganismos es el del bosque. Esto no va a ser nunca igual que un bosque, pero es lo que intento fomentar y la verdad que el entorno ayuda. Creo que es el único sitio de mi pueblo donde hay árboles.  No hay árboles aquí…

Es que es eso, huerta de secano en tierra de campos, a cualquiera que se lo digas…

Sí que es verdad que esta justo es una zona más fresca y se ve como que hay un arroyo por ahí y bueno dices: sí, vale, es secano, pero no es un páramo. Pero sí es verdad que hay gente que lo hace en secano secano, en el páramo. Bueno, pero yo aquí no riego…

¿No riegas nada?

No, este año… Igual aquellas parcelas me lo voy a pensar. Con lo que ha llovido este año…

**Seguimos caminando**

Las patatas

Esto de aquí son las patatas…  Y mira aquí está empapado, esto es barro y no ha llovido desde hace dos meses y medio o así.

Qué fuerte

Las patatas aquí se dan genial. Las raíces buscan el agua en la tierra y los tubérculos te los deja debajo de la paja, entonces luego esto lo hago a mano, quito la paja y saco la patata.

Ah, ¿no metes azada?

No, porque no me hace falta. Separo la paja y me salen las patatas, limpísimas, sin tierra, salen perfectas y sin trabajo, que la gente se mata a cavar las patatas…

¡Qué maravilla! ¿Y la clave es todo este acolchado tan grueso? 

Sí, y compostado

Vale, ¡qué fuerte! Y la paja compostada la dejas un tiempo ahí, a que se poche y ya la usas…

Sí, de hecho, lo hago en el corral de las gallinas, hecho allí paja y las gallinas lo van escarbando, lo cagan y aportan un poco de gallinácea, que tiene nitrógeno, y también lo mezclo con un poco de forraje o alfalfa para que esté más equilibrado y que esté un poco descompuesto.

Entonces tu padre se dedica a la agricultura intensiva, digamos

Sí, sí, eso es

Sois un poco el ying y el yang, entonces ¿Y a él que le parece esto?

Bueno, al principio pasaba, decía que no creía en esto, que dónde voy… 

Y poco a poco se va interesando eh…

Habrá probado esto y le encantará…

SÍ, le gusta. A ver, esto en agricultura intensiva no se puede llevar a cabo. Se pueden cambiar prácticas…

Esa era una de las preguntas; ¿todas estas técnicas son trasladables a una agricultura a gran escala?

Con el acolchado de paja no lo veo. Hombre, a gran escala en hortícola sí, porque en huerta al final la gente tiene media hectárea o una a lo mucho, sí que es viable. Teniendo una parcela donde produce mucha biomasa sí. Ahora, para el cereal en intensivo de 50 o 100 hectáreas con acolchado no se puede hacer, habría que irse a otros sistemas, pero muy similares…siembras directas, cultivar entre el rastrojo porque es también hace de acolchado…

En lugar de cogerlo y quemarlo como hace la gente…

Claro, o labrarlos o enterrarlos, los dejas en superficie y al final es paja, te queda arriba con un pequeño acolchado al final. Hay muchas alternativas…

Para ti es clave cambiar el tratamiento que se hace con el suelo, ¿no? 

 

Sí, sí, y el suelo es lo más importante. Si el suelo está sano, la planta está sana y el animal también

El origen del problema

O sea, que tú te has criado un poco viendo lo que era la agricultura al uso y repensándolo….

Sí, yo creo que me ha tirado mucho para hacer este proyecto, el ver que se están haciendo cosas muy mal. Ver cómo están reventando todo con las concentraciones parcelarias, han desaparecido fuentes, todo. Ver que hoy ya no hay caza aquí; perdices, codornices, liebres… antes sí que había…Podría ser esto un lugar potencial de caza brutal y, en cambio, hay muy poca

Y a raíz de la pandemia ¿no se han visto más animales? 

Se han visto más animales, pero yo creo que porque había menos presión humana, menos humanos por ahí, pero no ha ido mejor: al final se siguen echando mucho herbicidas, venenos, los cereales están súper tratados y eso los mata mucho. Y después, que aquí tenemos pocos árboles, pocas zonas con zarzas y rosales donde las perdices crían, los que hay se están quitando… Hay parcelas más grandes, monocultivos más grandes…

Y químicos…

Claro, eso es lo que les afecta un un montón 

Y lo peor es que muchas veces no hacen ni falta ¿verdad? porque no están pensados para esta tierra y estos cultivos en concreto…

Sí, muchas veces son innecesarios..

¿Y dónde crees que está el origen de esta pérdida de rumbo? ¿cuándo se empezó a hacer “todo mal”? 

Yo creo que eso vino con la Revolución Verde que se dice, que en los años 50 o 60, se acabó la II Guerra Mundial no sabían qué hacer con tanto nitrógeno y con tanto químico para hacer las bombas y lo fueron metiendo en la agricultura. Ellos sabían matar personas, pues dijeron podemos aplicarlo al campo y ver cómo matamos a este insecto, este hongo, esta hierba y empezaron a sacar nuevos herbicidas, fungicidas, para el campo. Sí que se vio que las producciones aumentaban mucho, entonces era como una esperanza, pero luego se fue viendo que estaba alterando todo, lo estaban matando todo; la biodiversidad del lugar, el suelo…destrozándolo.

«Ahora, yo diría que el 80% de las semillas del mundo las controlan  sólo dos o trtes empresas»

¿Importamos un poco ese rollo más de Europa o de América? Porque aquí en España al final no se estaba haciendo nitrógeno…

Creo que de los dos sitios. Todo vino de América, la Revolución Verde, pero creo que de los dos sitios, era una cosa como unida al Progreso. Y la cosa es que al final la gente dejó de producir sus semillas antiguas de la familia, empezaron a comprar semillas industriales, que te las vendían como que te producían más, y en verdad es cierto, pero han desaparecido un 80-90% de las semillas antiguas a nivel mundial.

¿Pero habías dicho que existían bancos germoplasma?

Si, pero muchas se han perdido, los bancos conservan una parte. De lo que había antes cada familia tenía su semilla, que era diferente de las otras familias, aunque se las intercambiaban, y estaban adaptadas a su lugar, a su terreno, clima. Una pasada. Ahora, yo diría que el 80% de las semillas del mundo las controlan solo dos o tres empresas, una es Syngenta, Monsanto y Bayer. Monsanto pertenece ahora a Bayer, me parece. 

Y ¿estas propietarias de semillas son las que distribuyen los productos químicos? 

Sí, Bayer es la farmacéutica por excelencia, farmacéutica de las personas y del campo.

¿De las semillas que has ido coleccionando, las cultivas todas, o algunas las tienes solo tipo semilla?

Procuro cultivar todas cuando veo que ya lo necesitan, cada variedad tiene unos años de durabilidad, por ejemplo, el tomate con temperatura ambiente dura unos 5 años, pero en frigorífico te dura hasta 10, 15 años. Si veo una semilla que es del 2010, necesito ya cultivarla para sacar semillas y renovar.

Es como que las tienes en el banquillo y las vas sacando.

Sí, tengo que ir renovándolas. De tomate tengo unas 80 variedades, repartidas en pequeñas parcelas por aquí, con 2 o 3 plantas de cada. 

¿Cuál es tu favorita? Del tomate

 

(risas) Muchas. El Cojón del Fraile lo llevo cultivando 5 o 6 años y lo tengo súper adaptado al secano.

Posibles soluciones

Cambiando de tercio ¿Le sacas alguna rentabilidad aquí a la huerta?

Muy poco, vendo el excedente y algo de planta de huerta y lo que saco al final es para mantener el proyecto. El dinero que saco en moverme por ahí, comprar algún implemento o mantas térmicas, lo cubro un poco o algunas veces ni eso, de ir vendiendo al excedente. Igual en un futuro me profesionalizo un poco más y le empiezo a sacar más rentabilidad. Ahora estoy estudiando esto y viendo si hay salidas, posibilidades y sí le veo futuro. 

Qué bien. Y hablando más así en general, de la sequía que está habiendo, ¿qué se puede hacer?

¿Globalmente? Reducir el consumo, primeramente, un consumo más responsable.

En una ciudad ¿Qué se tiene que hacer para contribuir a que las cosas mejoren?

Tener la conciencia muy clara y abierta, saber que todo lo que consumimos tiene un impacto en la sociedad y en el mundo entonces hay que enterarse de dónde vienen las cosas y enfocarlo a donde queremos. Sobre todo conciencia, que falta mucho.

Está habiendo un problema gordo y gordo de verdad ¿Eres optimista?

No, creo que no, la mayoría de las sociedades vive en las ciudades y no tienen ni idea de lo que hay en los pueblos. Lo ven en la tele “oh, qué pena” y ya está, al día siguiente ni se acuerdan.

La gente que vive en el pueblo que vive de las setas, vive de los castaños…ellos son los que realmente lo sienten, pero esa gente son 4, la mayoría vive en la ciudad no se entera de lo que hay aquí, igual con la sequía, igual con todo. Saben lo que hay, pero no saben la realidad.

Y a nivel agricultura, los que sí viven en el campo, ¿qué se puede hacer para que cambie la conciencia y empiecen a mejorar las prácticas?

Es complicado porque realmente no creo que los agricultores quieran envenenarlo todo, envenenar la tierra, el agua, suelo, aire. Pero el sistema en el que estamos nos ha metido ahí. Y si no sale rentable, tienes que cerrar. Estamos cogidos por los huevos por Europa, con la PAC, porque en Europa los precios están super bajos en todo, entonces o te acoges esa ayuda o no puedes rentabilizar la explotación, tiene que ser más productivo, producir más, con más terreno y a gran escala.

Entonces no es, muchas veces, culpa del agricultor, sino del sistema en el que están metidos.

Ya, pero el agricultor también se deja llevar, es lo que veo yo, y muchos están a tope con este sistema y les encanta, pero yo creo que en el fondo les gustaría tener la mitad del terreno y trabajar la mitad y ganar lo mismo o más y sin necesidad de envenenarlo todo….yo creo que nadie quiere envenenar su tierra.

Sí, que igual se puede conseguir la misma productividad sin utilizar ciertos químicos.

Haciéndolo bien, sí, yo estoy seguro que sí. El problema ahora es que mucha gente está pasando a ecológico, por las ayudas y hacen lo mismo que hacen con el convencional, pero en ecológico.Y tienes que cambiar, si haces lo mismo, siempre vas a tener los mismos resultados, hay que cambiar esa dinámica: estudiar, conversar, aprender…sobretodo eso es lo que falta. Lo que falta es mucha unión entre la gente, somos todos vecinos y ni nos conocemos a veces, lo que hacemos… en la sociedad en general, pero también en los pueblos.

«Se ha idealizado mucho la vida en el pueblo, que sí, es muchísimo más libre, pero vivir del campo no es tan fácil ni tan bonito»

Claro, que muchas veces está esa visión bucólica y alegre del pueblo y luego…

Claro, tal cual, mira el otro día, hablando con unas chicas pasiegas, me decían la tasa de suicidio más alta de España está en su zona, en los valles pasiegos…y decían que el medio rural se está idealizando mucho, pero por aquí se va a Madrid, que no, que es muy duro. En su zona es muy duro, la gente con el ganado, pasaban penurias, frío… aquí pues igual, el campo no es tan idílico como lo venden. Yo digo una cosa: es muy diferente vivir en el pueblo, en el medio rural, que vivir del medio rural, del campo. Vivir del medio rural es estar todo el día mirando al cielo, a ver si graniza, si llueve…todo, porque sabes que comes de la tierra, que comes de ese suelo. En cambio, vivir  en el medio rural, puedes trabajar en Madrid y venirte los fines de semana al pueblo y todo muy bonito, pero es que no tiene nada que ver. Entonces eso, yo creo que se ha idealizado mucho la vida en el pueblo, que sí, es muchísimo más libre y tal, pero vivir del campo no es tan fácil ni tan bonito. Es bonito, pero…muy difícil.

Y eso que hemos dejado atrás las formas de hacer antiguas y nos hemos lanzado a la tecnología 

Sí, y creo que eso ha sido un error tremendo, el haberse dejado llevar tanto por la industria, por el sistema productivista, cuando al final esto es Castilla que llevamos miles de años cultivando cereal con bueyes y esto hacerlo industrial me parece una locura. Y hemos perdido un montón de semillas, técnicas de cultivo y saberes que hoy en día con las sequías nos vendrían genial porque ellos, nuestros antepasados, sabían qué hacer en estos casos y nosotros parece que estamos  perdidos, nos viene un año de sequía y no sabemos qué hacer, estamos a ver si nos dan los seguros, ayudas… y que antes no habían ni seguros ni nada. Antes la gente tiraba para el campo y decía “voy a hacer esto para no tener que regar, voy a plantar esta variedad que es más resistente a la sequía”. Ahora es diferente, ir al campo es como ir a la fábrica, el agricultor lo que busca es el dinero, la rentabilidad, antes lo que se buscaba era la comida, alimentación. Eso hace mucho, la mentalidad de la gente, la gente produce por el dinero y no le importa la calidad del producto.

El consumidor lo mismo, pagar lo menos posible y le da igual

 

Sí, al final todo nos lleva al sistema.

«nuestros antepasados sabían qué hacer en estos casos y nosotros parece que estamos  perdidos, nos viene un año de sequía y no sabemos qué hacer»

Proyectos amigos

¿Otros proyectos que hagan cosas parecidas o parecidas?

Parecidas, porque huerta de secano, yo no conozco a nadie. Hay pocos, eh… hay un pueblo de Valladolid, Piñel de Abajo que hace 8 o 9 ferias de biodiversidad: la feria de la cereza, del tomate, el árbol, de la chuletilla… Me parece que es brutal lo que están haciendo. Preservan variedades antiguas, de tomates tienen mil variedad, preservan la cultura…y trabajan mucho lo social, la divulgación, se interesan por la población rural y están recogiendo fondos de la gente con los productos que hacen para comprar casas antiguas del pueblo, reformarlas entre la gente de la asociación y los vecinos y darlas en forma de vivienda social a la gente que quiera vivir en el pueblo. Las casas son propiedad de la asociación de la gente del pueblo y no reciben ni subvenciones ni nada. La asociación se llama El Prao de Luyas.

 ¿No te sientes sólo en esta afición o esta profesión que estás empezando a tener?

Sí que hay una comunidad, pero muy dispersa, y tenemos que hablar a nivel nacional, porque si es provincial estoy solo yo. Bueno está la gente de Amayuelas con un proyecto parecido, pero ahora están un poco parados, pero, así como tal, en Palencia, no conozco a nadie.

De hecho estoy viendo a ver si encuentro a alguien para cultivar los ajos, porque si viene ahora algo y se me estropean las 35 variedades que tengo, se extinguen, porque solo las cultivo yo. Cada una de una zona de España, tengo también alguna internacional, alguna de Malta, franceses… También tengo unos tubérculos japoneses que me los envió otro coleccionista de semillas. Mantengo una comunicación con otros aficionados como yo, en Uruguay, Francia…

¿Piensas que se puede revertir todo esto que se está cargando el campo, estamos a tiempo?

Por supuesto, sí, sí, en la agricultura, casi la mitad de lo que se produce se tira a la basura, y en el campo se quedaa, si os fijáis cuando pasáis por alguna tierra de esas se deja mucha cantidad de patatas o zanahorias sin cosechar y cuando se llega a las cadenas alimentación se tira otra gran parte de comida. No se trata de cultivar más, producir más,  se trata de que lo que se produzca se lleve a las cadenas de alimentación. Aquí no se queda ningún ajo en la tierra, lo que se cultiva se lleva a casa o se vende, en cambio en grandes superficies importa menos, lo que importa son otras cosas. Lo que haría falta es mucha más gente en el campo y pequeños agricultores y ganaderos para que sea todo un poco más local y que los propios ganaderos consuman sus propios productos. Y consumo local es lo que hace falta también, que hay muy poco.

Para acabar, cuál es tu hortaliza favorita del mundo

Yo creo que el ajo, es que además tengo la preocupación del ajo de, cómo no produce semillas, no se puede guardar en un frigorífico 10 años, hay que cultivarlo todos los años, sino desaparecen. Todas las variedades que tengo están cultivadas porque no se pueden conservar.

Son curativos los ajos, además…

 

Si, me dijo un hombre ayer de unos 94 años, el ajo dura casi un año en el campo y hasta dos en el cuerpo. Los ajos que se quedan pequeñajos y no merece la pena pelarlos, algunos los planto para ajos tiernos y otros los pico y se los doy a las gallinas, que les ayuda para prevenir enfermedades intestinales….

Epílogo

Seguimos hablando un poco, antes de marchar a comer. Como decíamos arriba, la comida fue increíble y después Emilio nos enseñó a sus gallinas y nos regaló algo de planta y un calendario de un señor que sabe hacer las Cabañuelas (si no sabéis lo que es, buscadlo). Justo antes de irnos, unas nubes esponjosas empezaron a precipitarse sobre nuestras cabezas y Emilio dijo “anda, habéis traído por fin la lluvia

Lo malo es que esta historia tiene un final triste, y tanto esa última frase como esta entrevista, actualmente, están fuera de contexto. Cuando visitamos La mielga atravesábamos una sequía durísima, llevaba dos meses sin caer ni gota y aún así la tierra de la huerta de Emilio estaba húmeda y sana. Después empezaron las tormentas y las trombas de agua que nos han acompañado las últimas semanas, y la huerta de Emilio se encuentra ahora mismo completamente inundada, es un río. Corren peligro las 35 variedades de ajos que preserva, como se temía en la entrevista. Lo que no corre peligro es su determinación, ni nuestro apoyo y admiración absolutos. Ánimo, Emilio. Castilla necesitaría mil más como tú para que las cosas empezaran a cambiar de verdad en lo agrícola. Y ojalá los hubiera.